•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • ACAN EFE

El cardenal hondureño Oscar Andrés Rodríguez dijo ayer que los desplazados y los refugiados son una de las mayores tragedias en el mundo, y abogó por los miles de sus compatriotas que por la pobreza tienen que migrar.

“Los desplazados y los refugiados, que son una de las mayores tragedias de nuestro tiempo, amenazan con convertirse en uno de los problemas más explosivos de las próximas décadas”, subrayó Rodríguez durante la homilía dominical en la Catedral de Tegucigalpa.

Agregó que siempre ha habido migraciones y desplazamientos, pero subrayó que “hoy día, cuando el mundo se ha convertido en una aldea global, los flujos migratorios se han agigantado”.

“Hoy tenemos que recordar esto, recordar que el Señor sigue siendo Dios con nosotros, y asumir que Jesús se hace presente en los desplazados, en los refugiados, en los emigrantes actuales”, enfatizó el religioso.

Rodríguez recordó a los miles de hondureños “que han tenido que dejar su país para buscar subsistir”.

100 hondureños emigran diario

“Tantos hijos e hijas de familias que han tenido que migrar, tantos padres y madres de familia que han tenido que irse para que subsistan sus hijos, confiados a las abuelitas o a los abuelitos. Es muy triste que eso tenga que suceder”, acotó.

Según organismos humanitarios, al menos un centenar de hondureños abandonan diariamente el país en busca de trabajo, en su mayoría con la intención de llegar a Estados Unidos, donde entre residentes legales e indocumentados viven alrededor de 1.2 millones de personas del país centroamericano.