•   Moscú, Rusia.  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Al menos 16 personas murieron este domingo cuando una kamikaze hizo estallar una bomba en una estación de trenes de la sureña ciudad de Volgogrado, cercana a la región del Cáucaso ruso, a pocas semanas de que empiecen los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi.

“Un artefacto explosivo estalló a las 13 horas (locales) cerca de la entrada de la estación de tren de Volgogrado. Según las primeras informaciones, una kamikaze lo activó”, indicó la comisión de investigación rusa en un comunicado.

La explosión tuvo lugar cerca de los detectores de metales ubicados a la entrada de la principal estación de trenes de la ciudad, atestada de viajeros, precisó el comunicado.

“Se ha abierto una investigación por atentado terrorista”, indicó la comisión de investigación, que señaló que la potencia del artefacto explosivo equivalía a 10 kilogramos de TNT.

“Fue una explosión muy potente”, declaró Valentina Petrichenko, vendedora en una tienda de la estación, a la cadena rusa de televisión Vesti 24.

“Varias personas comenzaron a correr, pero fueron alcanzadas por la explosión. Fue escalofriante”, añadió.

“El balance del atentado es de 16 muertos”, declaró el vice primer ministro del gobierno regional, Vassili Galouchkine, citado por la agencia Interfax.

Dos heridos fallecieron en el hospital y otras 37 personas siguen hospitalizadas, añadió.

El comité de investigación indicó previamente que la explosión se había saldado con 14 muertos y 34 heridos.

Refuerzan la ciudad

El presidente ruso, Vladimir Putin, encargó a los ministros de Sanidad y de Situaciones de Emergencia, así como a las autoridades locales, tomar “todas las medidas necesarias para aportar una asistencia completa a todos los heridos en la explosión” y reforzar la seguridad de la ciudad, según un comunicado del Kremlin.

El ministro del Interior anunció por su parte el refuerzo de las medidas de seguridad en todas las estaciones y principales aeropuertos del país.

La OTAN y la Unión Europea condenaron este ataque que “no puede tener ninguna justificación”, según el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, expresó sus “sinceras condolencias” a los familiares de las víctimas de este ataque “abominable”.

Viudas negras

La mujer que se hizo estallar este domingo es, según el sitio internet Lifenews.ru., Oksana Aslanova, una “viuda negra”.

“Aslanova estuvo casada dos veces con rebeldes. Sus dos maridos murieron a manos de las fuerzas rusas”, afirmó este sitio web.

La ciudad de Volgogrado, conocida en la época soviética como Stalingrado, fue escenario en octubre de otro atentado suicida de una mujer, vinculada a los islamistas que luchan contra el Ejército ruso en la región del Cáucaso Norte.

La mujer, oriunda de Daguestán, se hizo estallar en un autobús lleno de estudiantes, y provocó la muerte de seis personas.

Las kamikazes, conocidas como “viudas negras”, buscan vengarse de la muerte de miembros de sus familias en los enfrentamientos en el Cáucaso Norte, atacando a civiles rusos.

Este ataque provocó inquietudes en materia de seguridad de cara a los Juegos Olímpicos de Invierno, previstos entre el 7 y el 23 de febrero en la ciudad de Sochi, a orillas del mar Negro y cerca de la inestable región del Cáucaso Norte.

La rebelión islamista busca instaurar un Estado islamista en esta región. Su jefe, Doku Umarov, enemigo número uno del Kremlin, hizo un llamamiento en julio a llevar a cabo ataques contra los JO de Sochi, para impedir por “todos los medios” este acontecimiento, erigido por Putin en prioridad nacional.