•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Miles de vecinos de Buenos Aires seguían este lunes sin luz y protestando en las calles por los cortes que en algunos casos llevan ya dos semanas, mientras crece el enfrentamiento entre el gobierno federal y la alcaldía por las responsabilidades.

Desde hace 15 días, Buenos Aires y sus alrededores son un gigantesco horno con temperaturas pico de 38º C en el día y poco menos en la noche.

Bajo el sol agobiante, y especialmente al caer la noche, centenares de vecinos protestan en las calles haciendo sonar cacerolas y quemando llantas de automóviles para impedir el paso de vehículos en distintos barrios de la capital y su periferia sur.

Festejos de Navidad en la calle

Algunos vecinos festejaron Noche Buena y Navidad en la acera, donde desplegaron una larga mesa, y cada uno aportó lo que había podido conservar.

“Me desperté y no tenía luz, entonces no tenía agua para bañarme y no podés vivir sin agua. Todo era muy estresante, y al final decidimos con mi mujer irnos a la casa de un familiar”, dijo a la AFP Martín Farao, de 43 años, empleado y vecino del barrio de Caballito.

El hombre se manifestó partidario de que, de continuar, los cortes sean programados “para poder organizarnos. Sobre todo en el caso de personas ancianas”.

Caballito era un barrio de casas bajas, donde en los últimos años se construyó una gran cantidad de edificios, sin adaptar la red de agua y luz a la nueva demanda.

Imágenes de televisión transmitieron cómo una anciana, llorosa, se reencontraba con su hija en la acera, luego de estar tres días sin poder salir de su departamento de un piso 20 de una torre ubicada en el barrio de Boedo, de donde la socorrieron los bomberos.

La noche del domingo se batió un nuevo récord de consumo de electricidad, con una demanda de 20,761 megavatios a las 11 de la noche, hora local, según datos oficiales.

No se trata de apagones de gran dimensión, sino de cortes puntuales que pueden incluir un grupo de viviendas en una o varias cuadras, como lo demuestra un mapa interactivo realizado por los vecinos en internet (nohayluz.com.ar).

¿Quién es el responsable?

En medio del creciente malhumor, el gobierno nacional y la alcaldía de la capital entrecruzan acusaciones.

“La responsabilidad primaria y principal por los problemas en el suministro de energía es de las empresas” Edenor y Edesur, dijo el lunes el jefe de Gabinete Jorge Capitanich, en rueda de prensa.

Para el Gobierno de la presidenta Cristina Kirchner, el problema no está en la generación, sino en la red de distribución, porque desde la privatización de 1992 no se han hecho las inversiones necesarias.

De su lado, el alcalde Mauricio Macri insistió en que “la responsabilidad es del Gobierno nacional”, porque es el encargado de controlar el cumplimiento de los contratos, aunque se mostró dispuesto a analizar el traspaso de la distribución a la alcaldía.