•  |
  •  |
  • END

El gobierno argentino controlará las administradoras de fondos de pensión (AFJP) cuando mañana lunes vuelvan a operar en Bolsa, para evitar una liquidación masiva de acciones que signifiquen nuevos derrumbes de los mercados, dijo ayer sábado el responsable del sector previsional, Amado Boudou.

“Vamos a estar controlando. La ley tiene el cuidado fiduciario de los jubilados. Hacer una actividad de este tipo no creo que pase y estaría muy cerca del delito”, advirtió Boudou, titular de la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses), sobre una posible venta masiva de acciones por parte de las AFJP.

Boudou pidió que mañana lunes las AFJP “salgan a operar con tranquilidad” en la Bolsa de Buenos Aires, al recordar que “el dinero que tienen es el capital social de los argentinos; cualquier movimiento extraño va a empeorar aún más la situación de las AFJP”. “Vamos a seguir ejerciendo muy fuerte control del sistema, porque son empresas reguladas”, advirtió.

Tras anunciar el gobierno de Cristina Kirchner la decisión de eliminar el sistema de capitalización privada, la justicia suspendió por siete días las actividades de las diez AFJP en los mercados, aunque luego dijo que levantará la medida mañana lunes.

La justicia está investigando a las diez AFJP, uno de los principales operadores de la Bolsa, para determinar si cometieron alguna operación fraudulenta con los fondos de pensiones.

La Bolsa argentina acumuló en la semana pasada un derrumbe de 26.07%, por el anuncio de estatización de los fondos privados de jubilaciones, una iniciativa cuyos efectos se vieron potenciados por la crisis financiera mundial originada en Estados Unidos.

Acciones se venderán lentamente
Sobre las acciones que serán traspasadas de las AFJP al Estado de aprobarse el proyecto en el Parlamento, Boudou aseguró que serán vendidas “en el tiempo y muy lentamente”.

Aseguró, en cambio, que el Estado se va a “deshacer muy rápidamente” de unos 9 mil millones de pesos (2 mil 700 millones de dólares) que las AFJP tienen como inversiones en “Brasil, en bancos de Estados Unidos y de España”.

El reglamento del Anses impide al organismo tener más de 10% de acciones de una empresa, pero de quedarse con las AFJP, el Estado ingresará en unas 40 grandes empresas con porcentajes que van de 1 al 25%, entre ellas Edenor (25.3%), Telecom (22.8%), Petrobras (13.2%) y el español Banco Francés (6.6%), según fuentes del sector privado.

“De ninguna manera pensamos quedarnos con empresas. Ni siquiera evaluamos (entrar) en los directorios”, aclaró Boudou.

La crisis financiera internacional provocó al 20 de octubre una caída de entre 15.3% y 17.2% de las jubilaciones que pagan las AFJP, respecto del promedio que pagaban en 2007, afectando a unos 294 mil jubilados de capitalización, según datos de las empresas.