•   Ecuador  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Ecuador se embarca desde este martes en su octava campaña electoral desde 2007, esta vez para renovar autoridades locales, con un presidente Rafael Correa obstinado en arrebatarle a la debilitada oposición su último fortín: la alcaldía de Guayaquil.

En el poder desde 2007, el mandatario izquierdista enfrenta en la que en teoría será su última opción de vencer a Jaime Nebot, el abogado derechista que gobierna el puerto de Guayaquil (suroeste) desde 2000 y quien buscará un nuevo mandato en los comicios del 23 de febrero.

Con unos 2.3 millones de habitantes, Guayaquil es la ciudad más poblada y rica de Ecuador y simbólico fortín de la dispersa oposición, que sufrió una apabullante derrota en las elecciones presidenciales y legislativas de febrero de 2013, cuando Correa fue reelegido hasta 2017 y tomó el control del Congreso.

“Me voy a meter de lleno en esta campaña, porque la revolución se construye desde lo local”, afirmó Correa, líder del movimiento Alianza País y quien pidió al Congreso que domina el oficialismo una criticada licencia de dos días, del 7 al 8 de enero, para hacer campaña por sus candidatos.

Inhabilitado por la Constitución para buscar un nuevo mandato después de 2017, el presidente bien podría considerar a Nebot su “bestia negra”. Pese a triunfar en siete elecciones desde 2006, no ha logrado derrotar al popular alcalde de 67 años y asumir el mando en Guayaquil, su ciudad natal, que desde 1992 está en poder de la derecha.

Amparado en una aprobación de 63%, Correa cuenta con la mayoría de las 221 alcaldías y 23 prefecturas de Ecuador, directamente o a través de alianzas, pero quiere ampliar su dominio a provincias como Azuay y la Amazonía, donde existe una fuerte resistencia indígena a sus planes mineros y petroleros.

Nebot, el objetivo

Sin embargo, su obsesión es Guayaquil “porque es el principal reducto que sigue en manos de la oposición y de un político como es Nebot, con el que tiene ciertas similitudes”, dijo a la AFP Manuel Alcántara, profesor de la Universidad de Salamanca y editor del libro Política y Elecciones en América Latina.

En efecto, Correa y Nebot son los líderes más exitosos electoralmente en la última década en Ecuador a nivel nacional y local, respectivamente; sus críticos coinciden en tildarlos de autoritarios y cada uno representa un modelo de administración.

En su apuesta por vencer a Nebot, quien por ley aspirará a su última reelección consecutiva, el presidente apadrinó a la abogada Viviana Bonilla, de 30 años, exgobernadora de Guayas, provincia de la que Guayaquil es capital.

Nebot parte como favorito en las encuestas. Al 14 de diciembre acumulaba una intención de voto de 56% frente al 34% de Bonilla, dijo a la AFP Paulina Recalde, de la encuestadora Perfiles de Opinión.

“Una nueva derrota no significaría mucho para Correa porque se trata de un feudo tradicional de Nebot, pero una victoria supondría la consolidación de su proyecto hegemónico. Lo que parece cierto, de acuerdo con sondeos, es que Alianza País tendrá mayoría en el concejo municipal”, lo que impedirá que el alcalde gobierne cómodamente, señaló Alcántara en un correo electrónico.

Un panorama bien diferente se proyecta en Quito, donde el alcalde oficialista Augusto Barrera, con un 47% de las preferencias, es el favorito para alcanzar la reelección frente al excandidato presidencial Mauricio Rodas (25%), según Recalde.

 

Desigualdad social

El analista político Daniel Montalvo, de la Universidad San Francisco de Quito, coincide en que Correa buscará por lo menos asumir el control del municipio guayaquileño y consolidar el poder local en las zonas donde enfrenta oposición a la explotación petrolera y minera.

El mandatario centra su campaña en la desigualdad social de Guayaquil y en el fracaso de Nebot en elevar las condiciones de los menos favorecidos como lo ha hecho con los ricos.

Lo que sí hay que destacar —señala por su parte Alcántara— es que “la implicación de Correa en estas elecciones consolida la idea del personalismo de la política ecuatoriana” ante la

debilidad institucional de su partido.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus