•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La histórica ola de frío que azota a Estados Unidos desde Minnesota (norte) hasta Georgia (sudeste) con temperaturas inéditas en 20 años volvió ayer martes a la costa este del país, donde Nueva York sufrió por la mañana una sensación térmica de -25 grados Celsius a pesar de un sol radiante.

080114 frio

Varios Estados decretaron medidas excepcionales para hacer frente al frío glacial y el caos continuaba en el tráfico aéreo, con más de 2,000 vuelos anulados el martes, luego de los 4,104 del lunes, según el sitio especializado Flightaware.com.

De acuerdo con el NWS, el récord del lunes fue de -37 °C en Embarras, una localidad de Minnesota (norte) no lejos de la frontera con Canadá y conocida por sus bajas temperaturas anuales. En comparación, la temperatura en el Polo Sur fue de -34°C.

Incluso el sur del país, acostumbrado a un clima más ameno, también sufría el fenómeno. Nashville, en Tennessee, registraba ayer martes una temperatura de -14 °C, y una sensación térmica que bajaba hasta -20 °C.

La sensación térmica, que alcanzó los -53 °C en Comertown (Montana), y la caída de nieve y granizo provocaron la muerte de una quincena de personas desde el jueves pasado en el centro, norte y este del país.

En Chicago (norte), cuatro hombres de entre 48 y 63 años murieron aparentemente de ataques cardíacos durante el fin de semana mientras retiraban nieve con pala, según el diario Chicago Tribune.

Una pesadilla

La paralización del tráfico aéreo seguía siendo una pesadilla para muchos estadounidenses que no consiguieron llegar a sus casas tras las vacaciones de fin de año.

Si el aeropuerto O’Hara de Chicago era el más afectado con cerca de 750 cancelaciones el martes, el problema era generalizado y, por ejemplo, la compañía aérea JetBlue anuló el lunes por la tarde sus 300 vuelos previstos a partir del lunes desde Nueva York y Boston. Desde el jueves pasado, cuando comenzó la ola de frío, hubo en total más de 17,500 anulaciones en todo el país.

La vida en “cámara lenta”

Un total de 500 miembros de la Guardia Nacional fueron movilizados en Indiana, Illinois y New York para ayudar a la población a enfrentar la ola de frío, señaló a la AFP un responsable del Pentágono.

En Minneapolis, el diario Star Tribune destacaba que la vida pasaba en “cámara lenta” y advertía que a una temperatura de -30 °C “la sensación térmica y el frío congelan la piel expuesta, en cinco minutos”.

En ciertos municipios de Milwaukee, se pidió a los empleados municipales considerados no esenciales que se quedasen en sus casas y la Policía patrullaba para trasladar a los sin techo a refugios.