elnuevodiario.com.ni
  •   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los empresarios de Estados Unidos concederán prioridad en 2014 a la aprobación de una reforma migratoria, bloqueada en el Congreso, informó este miércoles la Cámara de Comercio.

"Estamos determinados a hacer de 2014 el año en que la reforma migratoria sea finalmente promulgada", dijo Thomas Donohue, presidente de la Cámara, que agrupa a tres millones de empresas estadounidenses.

"La Cámara sacará todos los obstáculos -a través de cabildeo de base, comunicaciones, política, y asociaciones con sindicatos, grupos confesionales, autoridades y otros- para lograrlo", agregó Donohue en su discurso anual ante los empresarios.

En un año con perspectivas favorables para la economía estadounidense, la Cámara de Comercio plantea una agenda de creación de empleos a través del incremento del comercio, reducción de la dependencia energética extranjera y mejoras en la infraestructura.

Además, promoverá mejoras educacionales y en entrenamiento, así como una actualización del sistema regulatorio, enfocada en parte hacia las "fallas" de la reforma sanitaria del presidente Barack Obama.

Pero la reforma migratoria es también importante para el impulso económico, señaló Donohue.

"¿Por qué? Porque a lo largo de nuestra historia los inmigrantes han traído innovación, ideas, inversión y dinamismo a la industria estadounidense", afirmó.

La reforma migratoria, pilar de la reelección de Obama en 2012, es el objetivo común de un amplio y diverso abanico de empresarios, sindicatos, iglesias y estudiantes, pero ha encontrado obstáculos políticos.

En junio pasado el Senado, dominado por los aliados de Obama, aprobó un proyecto de profunda reforma del sistema migratorio, pero la oposición republicana de la Cámara de Representantes bloqueó todos los intentos para que el proyecto llegase al debate entre los diputados en 2013.

Sin embargo, el presidente de la Cámara, el republicano John Boehner, reiteró la semana pasada que estaría dispuesto a impulsar en 2014 la aprobación de una reforma migratoria.

Los republicanos han dejado claro que no permitirían en la Cámara de Representantes el voto de una única ley reformando el sistema migratorio, como lo hizo el Senado, sino que lo haría por segmentos y avanzando "paso a paso".

Aunque Boehner nunca adelantó plazos para esa discusión en la Cámara, la realización de elecciones legislativas en noviembre eran apuntadas como el principal obstáculo para que la reforma migratoria vea la luz en 2014.

El texto del Senado abre una vía, aunque larga y con muchas estaciones, para la legalización de 11 millones de personas que viven ilegalmente en Estados Unidos, una propuesta tabú para los republicanos más conservadores.