elnuevodiario.com.ni
  •   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Uno de cada cuatro casos de violencia doméstica el año pasado en Argentina afectó a menores de edad, según datos oficiales difundidos hoy, en medio de la conmoción que vive el país por el presunto asesinato a golpes de dos niñas de tres y siete años a manos de sus familiares.

Los casos de maltratos y abusos a niñas supusieron el 13 % de las 915 denuncias tramitadas por la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) en los primeros once meses de 2013, mientras que el 12 % de los casos correspondieron a niños, según las últimas estadísticas publicadas por este organismo de la Corte Suprema Argentina.

Las cifras suponen un ligero descenso respecto a 2012, cuando los menores fueron víctimas del 31 % de las 873 denuncias interpuestas por la OVD.

La violencia infantil en el seno familiar acapara todas las miradas esta semana en Argentina, donde hoy fueron imputados por homicidio agravado la madre de una niña de tres años y su pareja en la ciudad de Mendoza, a unos 1.050 kilómetros al oeste de Buenos Aires.

La fiscalía decidió imputar a Rita Estefanía Rodríguez y a Jorge Gabriel Orellano, después de que la autopsia revelase que la menor murió a raíz de múltiples golpes, dos de ellos muy fuertes, en la frente y en la nuca.

Rodríguez y Orellano están acusados de haberla golpeado hasta la muerte y después abandonarla sin vida en un hospital mendocino.

Otro caso similar se registró en la localidad bonaerense de Berazategui, a unos 23 kilómetros al sur de la capital.

La Justicia tomará mañana declaración a Silvia Beatriz Lafuente, sospechosa de haber propinado una golpiza a su hija de siete años que le ocasionó la muerte.

Además, Lafuente está acusada de haber intentado deshacerse del cadáver, primero asándolo en una parrilla y, después, arrojándolo al río con la ayuda de su pareja, Pablo Verón Bisconti.

Lafuente está imputada de "homicidio agravado por el vínculo" con la víctima y, en caso de ser encontrada culpable, puede ser condenada a pena de prisión perpetua, mientras que a Bisconti se le imputa el delito de "encubrimiento agravado", con una pena máxima de seis años de cárcel.

El año pasado 30 menores fallecieron a consecuencia, directa o indirecta, de maltratos en el hogar, según el Observatorio de Femicidios Adriana Marisel Zambrano.