•   MEXICO  |
  •  |
  •  |
  • AP

El cartel de las drogas de Sinaloa infiltró la Procuraduría General de la República (PGR) y la embajada de Estados Unidos en México.

La PGR reveló el lunes que detuvo a dos funcionarios de inteligencia y tres agentes federales que suministraron información al cartel desde 2004, en el más notorio caso de infiltración de una institución mexicana encargada del combate al narcotráfico en poco más de una década.

Un funcionario mexicano no autorizado a revelar su identidad, dijo a la AP que un testigo protegido declaró a autoridades de México en su consulado en Washington que había logrado infiltrarse en la embajada estadounidense en la capital mexicana y pasó información de la DEA al grupo de los Beltrán Leyva, una división del cartel de Sinaloa.

En Washington, un funcionario de la DEA, la agencia antidrogas de Estados Unidos, dijo que no estaba todavía confirmada la versión de que el narcotráfico tenía un informante en la embajada y adelantó que no había tampoco planes de hacer cambios en la oficina de la DEA en México o trasladar a alguno de sus miembros a otra parte como consecuencia de la denuncia.

"No estamos viendo la posibilidad de ningún cambio...", dijo Anthony Placido, director de inteligencia de la DEA, indicando que la agencia no había recibido aún información confirmada de que la infiltración haya tenido lugar.

"La naturaleza del trabajo policial encubierto en cualquier parte del mundo, incluido México, puede ser peligrosa", dijo Placido. "Creemos que tenemos excelentes socios en el gobierno mexicano, que están haciendo todo lo posible bajo las actuales circunstancias para enfrentar el problema que concierne tanto a ellos como a nosotros".

Placido habló en una rueda de prensa en el Centro Nacional de la Prensa, una dependencia del Departamento de Estado, junto con Facundo Rosas, subsecretario de inteligencia de la Policía Federal Mexicana, para informar sobre la detención el sábado de Eduardo Arellano Félix, uno de los líderes del cartel de los hermanos Arellano Félix que opera en la ciudad de Tijuana.

La PGR dijo el lunes que detuvo a dos funcionarios de inteligencia y tres agentes federales que suministraban información al cartel de Sinaloa desde 2004, en el más notorio caso de infiltración de una institución mexicana encargada del combate al narcotráfico en poco más de una década.

Rosas declaró que aun cuando éste era el primer caso de infiltración del narcotráfico en la PGR, la procuraduría tuvo ya un incidente de infiltración en 2005 cuando se descubrió que un miembro de su personal proporcionaba información a una banda de secuestradores.

Según el funcionario mexicano, el supuesto espía, que también trabajó para Interpol en México y sólo ha sido identificado como "Felipe", mencionó a los funcionarios y agentes que fueron detenidos por la PGR por haber dado información al cartel, lo cual fortaleció las líneas de investigación que la procuraduría tenía en marcha desde hace algunos meses sobre la infiltración a la Subprocuraduría de Delincuencia Organizada (SIEDO).

Funcionarios de la embajada estadounidense declinaron hacer comentarios, bajo el argumento de que no discuten operaciones internas ni asuntos de seguridad.

Según el diario mexicano El Universal, el supuesto espía trabajó como "investigador criminal" en la embajada estadounidense y habría recibido aproximadamente 30.000 dólares del grupo de los Beltrán Leyva.

La subprocuradora de Delincuencia Organizada, Marisela Morales, dijo el lunes en rueda de prensa que dos altos funcionarios y al menos tres agentes federales, integrados a la SIEDO, formaban una red que brindaba información sobre operativos y órdenes de aprehensión a los Beltrán Leyva.

Los funcionarios y los agentes recibían pagos mensuales de entre 150.000 y 450.000 dólares por proporcionar la información, según Morales. Agregó que solamente un agente se encuentra prófugo.

En el 2007 fue detenido el entonces jefe del Instituto Nacional para el Combate a las Drogas, el general Jesús Gutiérrez Rebollo, quien ha sido sentenciado a 71 años por narcotráfico y cohecho por haber dado información al cartel de Juárez.