•  |
  •  |
  • END

QUITO / AFP

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo ayer lunes que no tiene el “menor interés” en reanudar las relaciones diplomáticas con Colombia, tras anunciar que restringirá el ingreso y permanencia de colombianos al país si su vecino no controla la frontera compartida.

“No tenemos el menor interés en reanudar las relaciones diplomáticas”, expresó el mandatario durante un acto militar.

“El gobierno colombiano no ha perdido ocasión de manifestarnos su mala voluntad y su cinismo. En esas condiciones, no tenemos el menor interés en reanudar” los nexos, agregó.

Correa además anunció que si Bogotá es “incapaz de ejercer control en su territorio y de continuar las bandas colombianas secuestrando ecuatorianos para retenerlos en Colombia” deberá limitar el ingreso de sus ciudadanos.

“Con profundo dolor nos veremos obligados a restringir la entrada y permanencia de ciudadanos colombianos en nuestro país”, añadió.

El presidente se refirió al reciente caso de un empresario ecuatoriano, Kéver Larriva, liberado en Colombia y que, según Correa, la Policía ecuatoriana no recibió el apoyo de Bogotá para liberarlo.

No obstante, este lunes el gobierno colombiano negó la declaración del presidente y aseguró la Policía sí brindó apoyo a las autoridades de Ecuador en el caso Larriva, quien permaneció secuestrado por casi tres meses por grupos irregulares.

La Cancillería colombiana afirmó en un comunicado que las autoridades ecuatorianas solicitaron “asesoría al Gaula (Grupo anti extorsión y secuestro de la Policía) que de manera inmediata brindó apoyo técnico e información de inteligencia”.

Quito rompió relaciones diplomáticas con Bogotá a comienzos de marzo pasado, tras la incursión del Ejército colombiano a un campamento de las FARC en territorio ecuatoriano, durante el cual murió el número dos del grupo rebelde, Raúl Reyes.