•   Kiev  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Enfrentamientos que dejaron decenas de heridos se registraron el domingo en Kiev cuando terminaba una manifestación de unos 200,000 opositores proeuropeos que desafiaron al gobierno tras la adopción de nuevas leyes que refuerzan las sanciones contra los contestatarios.

Después de una jornada en la cual varios vehículos fueron incendiados y unas cien personas sufrieron heridas, incluyendo a 70 policías, el presidente ucraniano Viktor Yanukovich prometió crear una comisión con representantes de la oposición para poner fin a la crisis política, anunció el líder opositor Vitali Klitschko tras una reunión con el mandatario.

“El Presidente se comprometió a crear el lunes (hoy) una comisión con representantes de la administración presidencial, del gabinete y de la oposición para buscar una solución a la crisis”, indicó Klitschko.

Cuando concluía el mitin en la Plaza de la Independencia, también llamada Maidan, varios miles de manifestantes, muchos cubiertos con pañuelos o encapuchados, trataron de franquear un cordón policial a poca distancia de la plaza para dirigirse al Parlamento.

Los manifestantes se apoderaron de los vehículos policiales incendiando dos de ellos, así como cinco autobuses, mientras lanzaban piedras y fumígenos contra las fuerzas del orden.

Estas respondieron tirando gases lacrimógenos, granadas ensordecedoras y golpeándolos con sus cachiporras.

Unas tres horas después del comienzo de los enfrentamientos, la policía utilizó cañones de agua --cuando la temperatura era de -7º--, sin lograr dispersar a los contestatarios, según los testigos interrogados por la AFP. La policía desmintió haber utilizado cañones de agua.