elnuevodiario.com.ni
  •   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las políticas de "mano dura" promovidas por varios Gobiernos de América Latina para combatir la violencia e inseguridad que padece el subcontinente "han fracasado", y han desatado "mayores niveles violencia", señala un informe del PNUD presentado hoy en Guatemala.

El Informe Regional de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) "Seguridad ciudadana con rostro humano: diagnóstico y propuestas para América Latina", evalúa la situación de inseguridad y las políticas gubernamentales para contrarrestarla.

Heraldo Muñoz, director para América Latina y el Caribe del PNUD, quien fue el encargo de presentar los resultados del informe, destacó que "la mano dura ha fracasado en las naciones porque intensifica mayores niveles de violencia y nivel de organización criminal".

Según el estudio, además del fracaso que las políticas de "mano dura" han representado para la región, estas también han "tenido un impacto negativo y profundo en la convivencia democrática y el respeto de los derechos humanos", lo cual impide avances en el desarrollo de los ciudadanos y las sociedades.

El PNUD sostiene que en los países donde se han emprendido políticas represivas para combatir la inseguridad, como Brasil, México, Guatemala, El Salvador y Honduras, es donde más se han incrementado los hechos de violencia y los asesinatos, y más se han fortalecido los grupos del crimen organizado.

Contrario a las experiencias de "prevención" y "reinserción" que han adoptado otras naciones como Colombia y República Dominicana, en donde se han registrado sensibles disminuciones en los hechos criminales.

El informe destaca la "tregua" pactada por las peligrosas pandillas juveniles de El Salvador, como una "medida alternativa" al reconocimiento del fracaso de la "mano dura", la cual ha permitido una importante reducción de los asesinatos en ese país centroamericano.

Para avanzar hacia una "América Latina más segura" que contribuya al desarrollo humano de la población, el PNUD recomienda a los Gobiernos de la región "reconocer el fracaso de las políticas de mano dura y dejarlas de lado", y enfocar los esfuerzos en el fortalecimiento institucional y el respeto a los derechos humanos.

El informe destaca que América Latina es "la única región del mundo donde los homicidios se incrementaron" en la última década, período en el cual más de un millón de personas han muerto de forma violenta, debido a las diferentes manifestaciones de la inseguridad.