•   Washington, EEUU  |
  •  |
  •  |
  • AP

El presidente paraguayo Fernando Lugo pidió el martes a la comunidad interamericana "transitar en la historia de los nuevos tiempos" e identificar prontamente una estrategia con "agendas críticas para los tiempos que se vienen".

"Vivimos con demasiada tolerancia", dijo Lugo en un discurso en la Organización de los Estados Americanos (OEA) durante el cual abordó temas de justicia social, relaciones con países vecinos, corrupción, lucha contra el narcotráfico y conservación y preservación de la democracia.

Aunque se refirió en varias ocasiones a los pobres, de quienes "muchas veces las torres de la burocracia terminan apartándonos", Lugo no mencionó las condiciones financieras internacionales que están generando trastornos en las economías de países desarrollados y en desarrollo.

"Tenemos que sacar la lucha contra la pobreza de los discursos y ponerla a caminar entre la gente pobre y excluida", afirmó ante embajadores de los 34 estados miembros de la OEA que lo recibieron con una ovación al iniciar una sesión especial del Consejo Permanente convocada solamente para escuchar al ex obispo católico.

Lugo dijo que "una América más justa debe ser la gran misión de los tiempos nuevos" con líderes y tiempos renovados que pongan en vigor nuevas propuestas que preparen a los pueblos a enfrentar "los desafíos del futuro inmediato".

"Los pobres y excluidos merecen que de una vez por todas preparemos para ellos la siembra de ese mundo mejor que venimos prometiendo", agregó.

El secretario general José Miguel Insulza, apenas desembarcado de un avión que lo trajo de Chile, habló de "las relevantes condiciones de liderazgo" de Lugo al haber formado "el más amplio frente político que haya conocido el país" y que le llevó a romper la hegemonía del Partido Colorado, que ejerció el poder durante 61 años.

En la sesión no hubo intervención de ninguno de los embajadores.

Lugo, quien se entrevistó en la víspera con el presidente George W. Bush, partirá el miércoles a San Salvador y de allí seguirá a la Ciudad de México, desde donde retornará a su país.