elnuevodiario.com.ni
  •   Islamabad, Pakistán  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Seis policías y un niño murieron y otras nueve personas resultaron heridas hoy en un atentado contra un furgón policial que se dirigía a escoltar a un equipo de vacunadores contra la polio en el este paquistaní, según fuentes policiales.

El ataque ocurrió esta mañana en el bazar Sardheri de Charsadda, en la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, cuando una bomba fue activada por control remoto al paso del vehículo en el que viajaban ocho agentes, dijo a Efe un portavoz de la Policía local, Inam Khan.

Seis de los policías murieron por la explosión, además de un niño de 13 años, mientras que otros dos agentes y siete civiles resultaron heridos.

Fuentes policiales no identificadas aseguraron al diario paquistaní Dawn que el furgón, que quedó destruido por la explosión, se dirigía a escoltar a miembros de un equipo de inmunización contra la polio.

Ese atentado se produjo solo un día después de que tres miembros de un equipo contra la polio -dos mujeres vacunadoras y un asistente- murieran tras ser tiroteados por dos hombres a bordo de una motocicleta en la ciudad meridional de Karachi.

Esos dos ataques fueron los primeros de 2014 contra los miembros de la campaña de inmunización antipolio en el país asiático, mientras que el año pasado murieron una treintena de vacunadores y escoltas en diversos ataques.

Aunque los talibanes no suelen reivindicar las acciones contra la campaña de inmunización, grupos afines a ellos y con base en el cinturón tribal fronterizo con Afganistán iniciaron en 2012 los atentados contra los trabajadores sanitarios.

Los integristas argumentan que tratar una enfermedad antes de sufrirla es "antiislámico", que la campaña contra la polio forma parte de un complot occidental para esterilizar a los musulmanes y que los vacunadores trabajan como espías para la CIA.