•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un recurso de último instante presentado en la tarde del miércoles ante la Suprema Corte de Estados Unidos, minutos antes de la hora prevista para la ejecución del mexicano Edgar Tamayo Arias, retrasó momentáneamente la aplicación de esa sentencia.

Tamayo Arias, de 46 años, debía ser ejecutado este miércoles a las 18:00h hora de Texas (00:00h local) en la cámara de la muerte en la localidad de Huntsville.

Sin embargo, sus abogados presentaron a último minuto una apelación con nuevos argumentos ante la Suprema Corte y con ello se retrasó todo el procedimiento, que podrá extenderse hasta la medianoche de Texas, informó a la AFP un vocero de las autoridades penitenciarias de ese Estado.

"Seguimos intentando todas las opciones de apelación para hacer valer el derecho del señor Tamayo al examen de la violación de sus derechos consulares", dijo uno de los abogados del mexicano, Maurie Levin.

Luego de un recurso ante una Corte de Apelaciones de Texas, los abogados de Tamayo habían presentado al promediar la jornada otras dos apelaciones ante la máxima instancia judicial estadounidense en Washington.

Una lluvia de llamados e intervenciones diplomáticas y judiciales intentaban a último minuto evitar la muerte del mexicano, condenado por el asesinato de un policía en 1994 en Houston, pero privado de sus derechos consulares, en violación de la Convención de Viena.

La Convención de 1963, ratificada por 175 países incluido Estados Unidos, prevé que todo extranjero debe recibir asistencia de sus representantes consulares tras ser informado de sus derechos.

El martes, un juez federal de Texas rechazó una demanda para postergar la ejecución y volver a revisar el caso, como decidió la Corte Internacional de Justicia en 2004.

"Estamos decepcionados por este fallo", afirmaron los abogados de Tamayo Arias al anunciar su intención de "continuar luchando por el derecho de Edgar a que se revise su caso".

Varias organizaciones de derechos humanos, incluida Amnistía Internacional, denuncian "la violación vergonzosa del derecho internacional", tanto en este caso como en los de unos cincuenta mexicanos que se encuentran en el corredor de la muerte en Estados Unidos.

La ejecución de otro mexicano, Ramiro Hernández de 44 años, fue fijada para el martes 9 de abril en Texas.

El martes, el gobierno federal estadounidense ejerció su presión sobre el Estado de Texas para que suspendiera la ejecución, mientras que el gobierno mexicano volvía a manifestar su rechazo a que Tamayo Arias sea ejecutado.