Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

CIUDAD JUÁREZ / AFP

Sicarios al servicio del crimen organizado ejecutaron en las últimas horas a siete hombres en el estado mexicano de Chihuahua (norte), cuyo control para el tráfico de drogas se disputan dos grandes cárteles, informó ayer martes la Procuraduría estatal.

En Chihuahua, capital del estado, un hombre fue ejecutado en su vehículo, donde posteriormente arrojaron granadas, y otra persona murió por el impacto de 10 balazos.

También, en la capital, un comando armado asesinó a tres hombres al bajar de una camioneta, los cuales “quedaron tirados a las afueras de una casa donde presuntamente vivía uno de los acribillados”, señaló en un comunicado la Procuraduría General de Justicia de Chihuahua.

Por otra parte, sicarios mataron a un hombre e hirieron a otros tres cuando viajaban en una camioneta en la localidad de Guadalupe y Calvo mientras que un cadáver masculino fue arrojado frente a un centro de reunión municipal ubicado en una carretera estatal.

En el estado de Chihuahua se libra una guerra a sangre y fuego entre el cártel de Juárez y el de Sinaloa, este último encabezado por el prófugo Joaquín “Chapo” Guzmán, que se disputan las rutas del tráfico de droga hacia Estados Unidos, el primer consumidor mundial.

En lo que va de año se han cometido más de mil asesinatos cerca de la línea limítrofe entre ambos países, la gran mayoría en Ciudad Juárez, y más de 3,800 en todo México, según recuentos de la prensa, pese a un operativo federal con 36,000 militares.