elnuevodiario.com.ni
  • San Salvador, El Salvador |
  • |
  • |
  • EFE

Un policía quien era escolta del candidato presidencial de un partido minoritario para las próximas elecciones en El Salvador fue asesinado por supuestos pandilleros, informó hoy el jefe de la Policía Nacional Civil, Rigoberto Pleités.

El cadáver de la víctima, Elí Ernesto Monzón, fue encontrado a orillas de la carretera Panamericana, cerca de Soyapango, unos seis kilómetros al este de San Salvador.

Pleités explicó hoy en rueda de prensa que Monzón, que no vestía su uniforme en ese momento, fue secuestrado el domingo en un autobús del transporte colectivo en San Salvador y llevado a Soyapango, donde fue torturado y asesinado a tiros, golpes y con arma blanca.

Monzón "prestaba seguridad a uno de los candidatos" presidenciales que participarán en las elecciones del 2 de febrero, indicó, sin identificar al político.

Empero, el candidato del minoritario Partido Salvadoreño Progresista, René Rodríguez, confirmó a periodistas por su parte que Monzón era uno de los 16 policías asignados a su seguridad por las autoridades por ser participante en la contienda electoral.

El director de la Policía comentó que Monzón al parecer fue asaltado dentro del autobús sin que los delincuentes supieran "que era policía" porque "no iba uniformado".

"Pero los mareros (pandilleros), al darse cuenta de que era un policía, quizás actuaron con mayor lujo de barbarie", añadió Pleités.

Detalló que, según las investigaciones, Monzón "fue conducido a Soyapango", donde "sujetos de la pandilla que se autodenomina MS-13 (Mara Salvatrucha) de ese lugar lo asesinaron, con actos constitutivos de tortura previamente", y luego "lanzaron su cadáver" a orillas de la carretera.

Cuatro pandilleros, tres de ellos menores de edad, han sido detenidos como principales sospechosos del asesinato del policía, agregó Pleités.

Monzón es el primer policía asesinado por delincuentes en este año, mientras que el año pasado fueron seis, según la institución.

La MS-13 y la Mara-18, las dos pandillas más violentas de El Salvador, mantienen desde 2012 un "tregua" o pacto de no agresión que ha bajado en 52 % los homicidios, según el Gobierno.