• Ginebra |
  • |
  • |
  • AFP

Las conversaciones de paz entre el régimen sirio y la oposición se interrumpieron ayer martes después de que los representantes de Damasco presentaran un comunicado que acusaba a Estados Unidos de haber tomado la decisión de armar a los rebeldes.

“No hay sesión esta tarde o esta noche. Habrá una sesión mañana”, declaró a la AFP Rima Fleyhan, de la delegación de la oposición tras la breve reunión matutina.

Según esta opositora, el mediador de la ONU Lakhdar “Brahimi levantó la sesión porque el régimen no cooperaba sobre ningún tema”.

La delegación del presidente Bashar al Asad acusó a Washington de haber tomado la decisión de reanudar las entregas de armas a los insurgentes.

El viceministro de Relaciones Exteriores, Faysal Moqdad, dijo a los periodistas que la reunión del martes tenía que centrarse en Ginebra I. “Hemos dicho luego que había una evolución importante ligada a la decisión de la administración estadounidense de suministrar armas a los grupos terroristas”, dijo.

“Y hemos leído un comunicado que ha provocado discusiones, pero el otro bando ha señalado que respaldaba la decisión estadounidense”, añadió.

"Terroristas"

Según el comunicado, obtenido por la AFP, “esa decisión es un intento directo de impedir cualquier solución política en Siria”.

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, dijo el 22 de enero en Montreux que Estados Unidos buscaba “formas de presión” contra el régimen de Damasco, aumentando su ayuda a la oposición.