•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La XVIII Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de Gobierno de América Latina, España y Portugal, se inicia este miércoles en San Salvador con la crisis económica como telón de fondo, que amenaza con eclipsar el tema de la reunión de este año, consagrada a la juventud y el desarrollo.

Mientras se esperaba la llegada de la mayoría de los mandatarios a lo largo del miércoles -la reunión se inaugura a las 18H00 (00H00 GMT)-, los cancilleres iberoamericanos calentaban motores en una reunión matutina.

La canciller salvadoreña, Marisol Argueta, aseguró que de la cumbre saldrá una posición conjunta sobre la crisis financiera internacional.

"Tenemos frente a nosotros un tema que ha sido de importancia prioritaria en la coyuntura económica internacional: la crisis financiera", dijo Argueta, al instalar la reunión de ministros de Relaciones Exteriores en el Centro Internacional de Ferias y Convenciones de la capital salvadoreña.

"Vamos a escuchar las opiniones de los ministros para presentar a consideración de nuestros mandatarios una posicion responsable, conjunta; que pueda llegar esa voz iberoamericana muy claramente a las instituciones, organismos y reuniones internacionales abocados a la redefinición del sistema económico multilateral, que requiere de algunos ajustes", declaró Argueta.

Por otra parte, el presidente salvadoreño, Antonio Saca, citado por el diario local La Prensa Gráfica, espera que España sea la voz de Iberoamérica en la cumbre que se celebrará en Washington, los días 14 y 15 de noviembre para discutir medidas globales que hagan frente a la crisis financiera.

El encuentro privado que realizarán el jueves por la tarde los mandatarios de la región estará consagrado íntegramente a analizar la crisis, que amenaza con convertirse en un reguero de pólvora en la región.

Según Enrique Iglesias, secretario general de la Secretaría Iberoamericana (SEGIB), la región se encuentra "mejor preparada (de lo) que estuvo nunca" para hacer frente a esta crisis finaciera, pero la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) revisó a la baja el lunes el crecimiento económico de la región, situándolo por debajo del 3%.

Con unas reservas de 460.000 millones de dólares en la región, la falta de liquidez internacional ya ha obligado a países como Brasil y México a echar mano de las reservas y a pensar en recurrir al Banco Interamericano de Desarrollo o a los otrora denostados Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial.

En este ambiente de crisis, el principal objetivo de esta Cumbre, la juventud, está quedando eclipsado, aunque los mandatarios iberoamericanos firmarán una declaración y el Compromiso de San Salvador para la Juventud y el Desarrollo, para dar oportunidades e insertar en el mercado laboral a los jóvenes de la región, los más afectados por el desempleo, la marginación y la violencia.

Una de las grandes ausencias anunciadas de este encuentro, cuya seguridad garantizan más de 2.000 efectivos salvadoreños, será el presidente venezolano, Hugo Chávez, que ha alegado, precisimante razones de seguridad para no asistir.

Cuba, por su parte, está representada por el actual embajador en Brasil, Pedro Núñez Mosquera, y al mandatario uruguayo, Tabaré Vázquez, lo representa el vicepresidente Rodolfo Nin Novoa.

El brasileño Luiz Inacio Lula da Silva llega a media noche de este miércoles y se irá el jueves después del almuerzo a La Habana, Cuba, en visita oficial, mientras que el jueves también se espera la llegada del colombiano Alvaro Uribe y el nicaragüense, Daniel Ortega.