Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

LA HABANA / AFP

Siete años después del cierre de su base de espionaje de Lourdes, Rusia envió una importante delegación militar a Cuba para reactivar la cooperación en defensa, en medio de un acelerado proceso de recomposición de las relaciones bilaterales, que no excluye ninguna esfera.

La delegación militar rusa, que encabeza el jefe de los Cuarteles Generales de la Defensa Aérea, teniente general Alexander Maslov, “está en Cuba, no es un secreto”, dijo a la AFP una fuente diplomática rusa, que declinó dar detalles de la visita.

El coronel Igor Konashenkov, que integra la misión, comentó antes de viajar a la isla que el objetivo era intercambiar experiencias en el campo de la defensa antiaérea, sobre sistemas de gestión y de telecomunicaciones, y entrenar a los cubanos en el uso de un sistema de defensa antiaérea.

Se trata de la misión militar rusa más importante que visita Cuba desde 2005, cuando el jefe del Estado Mayor del Ejército ruso, general Yuri Baluyevsky, se reunió en La Habana con el entonces ministro de las Fuerzas Armadas (FAR) y ahora presidente, Raúl Castro, y ambos expresaron el interés de aumentar la cooperación militar.