•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente venezolano, Hugo Chávez, dijo hoy que la oposición logró un triunfo "de mierda" el domingo con el rechazo en las urnas de su reforma constitucional, y reiteró su intención de volver a someter a referendo esa propuesta "socialista".

En una aparición inesperada en medio de una rueda de prensa del Alto Mando Militar, en la sede del gobierno, Chávez aseveró que el rechazo popular a su proyecto de reforma "fue una victoria de mierda" para la oposición y una "derrota de coraje" para su "revolución".

El proyecto de Chávez para modificar 69 de los 350 artículos de la Constitución de 1999 fue rechazado el domingo en referendo en una relación de 51 votos a 49, con una abstención del 44,11 por ciento.

Al desmentir insistentes rumores de que los militares le habrían presionado para que aceptara su primera derrota electoral, el jefe de Estado repitió que una "victoria pírrica" de su propuesta de cambios "más bien hubiese sido catastrófica" y "nunca hubiera quedado claro quién ganó".

Chávez reiteró que el proyecto de reforma, quizás "transformado o simplificado", será sometido en una fecha aún no definida a un nuevo referendo que sea propuesto por al menos un 15 por ciento de los electores inscritos.

Por su parte, la oposición alertó que los artículos que fueron presentados en el referendo del pasado domingo, entre ellos la reelección presidencial ilimitada y un nuevo ordenamiento territorial, "no podrán ser nuevamente sometidos a consulta popular según lo establece la Constitución" vigente.

Esta madrugada, en una intervención telefónica en un programa de la televisión estatal, Chávez admitió que como presidente, tras el revés electoral del domingo, ya no puede insistir en reformar la Constitución, pero que los electores o el Parlamento sí están facultados para hacerlo.

El mandatario defiende la idea de la reforma constitucional como la vía "indispensable" para "acelerar" la instauración del socialismo y otorgar "más poder al pueblo", mientras que la oposición la califica de "antidemocrática" y una "carta en blanco" que lo "eternizaría" en el poder.