•   Jerusalén, Israel  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, volvió a ser duramente criticado por dirigentes israelíes, que lo acusan de justificar las amenazas de boicot internacional contra Israel para lograr concesiones del estado hebreo en las negociaciones con los palestinos.

Kerry prevé presentar en las próximas semanas sus propuestas de paz, que suscitan una profunda inquietud en la derecha israelí, lo que explicaría según los analistas estas severas críticas.

"Es lamentable constatar que la administración estadounidense no comprende la realidad de Medio Oriente y ejerce presiones en el lado equivocado en el conflicto israelo-palestino" aseguró el ministro de Defensa Interior, Gilad Erdan, cercano al jefe de gobierno Benjamin Netanyahu.

Su colega de Vivienda, Uri Ariel, un colono, acusó por su lado a Kerry, en la radio militar, de no ser "un mediador honesto cuando habla de amenaza de boicot".

En un conferencia sobre seguridad, el sábado en Múnich, Kerry aludió a los riesgos de un boicot contra Israel si no llegan a buen puerto sus esfuerzos por conseguir un acuerdo de paz.

El movimiento internacional de boicot contra la colonización está ganado en importancia e impacto, como lo demuestra la decisión el jueves de la actriz estadounidense Scarlett Johansson de renunciar a su rol de embajadora de la ONG Oxfam, considerado "incompatible" con su promoción de la empresa israelí SodaStream, implantada en territorio palestino ocupado.

El propio Netanyahu había subrayado que los "intentos de boicot al Estado de Israel son inmorales e injustificados" y que no lograrían sus objetivos.

No es la primera vez que Kerry se gana las críticas de los ministros más derechistas de la coalición gubernamental israelí.

A mediados de enero el ministro de Defensa Moshé Yaalon acusó al secretario de Estado norteamericano de estar "animado por una incomprensible obsesión y una especia de mesianismo".

Estas palabras provocaron tal tensión con Estados Unidos que Moshé Yaalon tuvo que presentar disculpas, aunque sin renegar del fondo de sus palabras.

John Kerry reactivó las negociaciones israelo-palestinas en julio de 2013 tras tres años de interrupción, pero pese a sus reiterados viajes a la región no ha conseguido acercar las posiciones de los dos campos.