elnuevodiario.com.ni
  •   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, pidió hoy a la iglesia Católica y a los medios de comunicación su respaldo para prevenir la violencia en el país, donde a diario mueren alrededor de una veintena de personas.

"Pido a la iglesia en Honduras que nos ayude en esta tarea de prevención de la violencia", dijo Hernández al finalizar la homilía conmemorativa de los 267 años del hallazgo de la imagen de la Virgen de Suyapa, patrona del país centroamericano.

Hernández reconoció que el problema de la inseguridad y violencia que azota a Honduras no lo puede resolver sólo.

"Podemos tener la voluntad de la Policía Militar y de nuevos policías que entienden que necesitamos recuperar la paz y la tranquilidad pero eso no es suficiente", subrayó el gobernante.

Agregó que en Honduras es necesario "construir otra vez esos lazos de convivencia" y promover los "valores y principios cristianos".

El gobernante también pidió su apoyo a los medios de comunicación del país para "prevenir la violencia, promover la paz, el respeto a la vida y los valores".

La violencia criminal en Honduras causa a diario alrededor de veinte muertes, lo que hace figurar al país centroamericano como uno de los más violentos del mundo, según organismos de derechos humanos y las Naciones Unidas.

El gobernante también llamó a los hondureños a que "no demos espacio al pleito, a mirar al otro de menos y a atentar contra la vida de los demás".

Hernández destacó que con el apoyo de las iglesias y la sabiduría de Dios "vamos a salir adelante y Honduras tendrá un vida mejor".

Además, solicitó a Cáritas Internacional, cuyo presidente es el cardenal hondureño, Óscar Andrés Rodríguez, que vigile el proceso de compra y distribución de medicamentos en los hospitales públicos para garantizar que "lleguen a la gente que más los necesitan".

El Gobierno hondureño suscribió la semana pasada un convenio con la organización no gubernamental Transparencia Internacional con el fin de terminar con compras ilícitas de medicamentos.