•   Moscú  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un adolescente armado tomó este lunes como rehenes a más de veinte alumnos en su escuela en Moscú y mató a un profesor y a un policía, pese al refuerzo de la seguridad en los colegios antes de los Juegos Olímpicos de invierno en Sochi.

El joven, armado con una carabina y un fusil de pequeño calibre, irrumpió cerca del mediodía en la Escuela 263, en un barrio del norte de Moscú.

Según la Policía, el adolescente amenazó al guardia del centro y lo obligó a llevarlo a un aula, donde se estaba impartiendo una clase de Biología. El joven se encerró entonces con los más de veinte alumnos que había dentro y con el profesor.

El guardia logró no obstante activar la alarma. Más tarde, el chico abrió fuego a través de una ventana contra los refuerzos de Policía que estaban llegando. Según los servicios de seguridad, no hizo ninguna demanda ni negoció.

“Mató a un policía, a un profesor e hirió a otro”, indicó el portavoz del Ministerio ruso del Interior, Andrei Pilipchuk, al canal estatal de televisión Vesti-24.

Al cabo de una media hora, fue “neutralizado” y entregado a los investigadores, según el Ministerio del Interior, que no ha precisado cómo hicieron para reducirlo.

Por venganza

Según una fuente de los servicios de seguridad citada por Interfax, el muchacho habría hecho todo esto para vengarse.

“Según nuestras primeras informaciones, el alumno actuó así para vengarse de un profesor de Geografía”, declaró la fuente.

El presidente ruso, Vladimir Putin, calificó el incidente de “tragedia”, al abrir una sesión del Consejo Presidencial para la Cultura y las Artes, pero no dijo ni una palabra sobre los problemas de seguridad.

“Hay que educar a la nueva generación de espectadores para que tengan un buen gusto artístico (...) Si lo hubiéramos hecho debidamente, tal vez no se habría producido una tragedia como la ocurrida hoy en Moscú”, declaró ayer Putin, citado por la agencia oficial Itar-Tass.

Excelente alumno

El portavoz del comité de investigación ruso, Vladimir Markin, declaró que el joven era “un excelente alumno”, y añadió más tarde que habría sido víctima de “una crisis de nervios”. Según él, los motivos del ataque se esclarecerán durante la investigación.

 

Refuerzan medidas

El jefe del comité de investigación ruso, Alexander Bastrykin, y el ministro del Interior, Vladimir Kolokoltsev, acudieron de inmediato al lugar de los hechos, adonde se envió también un helicóptero. Y el alcalde de Moscú, Serguei Sobianin, ordenó una revisión de las medidas de seguridad en los colegios.

La toma de rehenes llegó pocos días antes de la inauguración de los Juegos Olímpicos de invierno de Sochi, a orillas del mar Negro, en el sur de Rusia.