elnuevodiario.com.ni
  •   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Dos jefes de inteligencia militar colombianos fueron relevados de sus cargos este martes, luego de que se conociera sobre presuntas escuchas ilegales al equipo negociador del gobierno en los diálogos de paz con la guerrilla de las FARC, informó el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón.

"Hemos decidido relevar de sus cargos al jefe de inteligencia del Ejército y al director de la Central de inteligencia técnica del Ejército Nacional, mientras avanzan las investigaciones", dijo Pinzón en una declaración a la prensa sobre el caso de las escuchas.

El ministro, que también anunció investigaciones disciplinarias dentro del Ejército y la apertura de "indagaciones preliminares" por parte de la justicia penal militar, aseguró que los dos jefes de inteligencia fueron removidos para buscar "la mayor transparencia" del proceso.

Más temprano, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ordenó investigar las supuestas escuchas a su equipo negociador y advirtió que "fuerzas oscuras" buscan "sabotear" el proceso de paz con las FARC con acciones como ésta.

La denuncia de las escuchas fue publicada este martes por la revista Semana en su edición electrónica, que sostiene que sectores del Ejército habrían instalado desde 2012 una oficina para interceptar ilegalmente comunicaciones de diversas personalidades, entre ellas los negociadores que negocian la paz con las FARC en La Habana: Humberto de la Calle, Sergio Jaramillo y Alejandro Eder.

El caso se encuentra ya bajo investigación de la Fiscalía, que hace diez días incautó equipos de cómputo en un allanamiento realizado en Bogotá y buscará determinar si hubo una "extralimitación de funciones" por parte de los militares involucrados en el caso, informó el fiscal general Eduardo Montealegre, tras reunirse con Pinzón.

"Vamos a verificar si las labores de inteligencia se limitaron a proteger la seguridad nacional o si por el contrario se desviaron hacia actividades totalmente prohibidas por la Constitución (...) como la violación al derecho a la intimidad", dijo Montealegre.

El gobierno colaborará con la Fiscalía en las investigaciones judiciales, aseguró por su parte Pinzón.

El gobierno de Santos y las comunistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) comenzaron en noviembre de 2012 conversaciones de paz en busca de poner fin al conflicto armado que se prolonga desde hace medio siglo.

Los diálogos, que cuentan con acompañamiento internacional, se desarrollan en el Palacio de Convenciones de La Habana en estricta confidencialidad.