elnuevodiario.com.ni
  •   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, dijo este miércoles que fijó un plazo de 10 días para que dé resultados la investigación interna del Ejército sobre las presuntas escuchas ilegales al equipo negociador del gobierno con la guerrilla de las FARC.

"Le he dado instrucciones precisas al inspector del Ejército para que esa investigación produzca resultados a más tardar a finales de la semana entrante. Le he dado plazo para que el viernes de la semana entrante me traiga los resultados", dijo Santos en un acto oficial.

"Es una investigación que no debe ser difícil de realizar porque lo que tienen que verificar es si la inteligencia que estaban haciendo (los militares) era una inteligencia normal, lo cual hay que proteger, o si aprovecharon e hicieron inteligencia ilícita", explicó el mandatario.

Santos declaró el martes que la supuesta interceptación de comunicaciones a sus delegados de paz -denunciadas por la revista Semana- eran "totalmente inaceptables" y estarían encaminadas a frustrar las negociaciones que su gobierno adelanta desde hace 15 meses en Cuba con las FARC.

El mandatario colombiano también defendió, sin embargo, las labores de inteligencia legales e insistió en la necesidad de mantenerlas.

Además de la investigación interna del Ejército, en medio de la cual fueron relevados de sus cargos dos jefes de inteligencia militar el mismo martes, la Fiscalía ya trabaja en el caso y el fiscal Eduardo Montealegre dijo que la labor del ente judicial consistirá en determinar si hubo "extralimitación de funciones" por parte de los uniformados.

De hecho, el gobierno ya sabía de las escuchas antes de la revelación de la revista Semana, y la Fiscalía realizó hace 11 días un allanamiento en Bogotá, en el que incautó equipos de cómputo que le permitirán adelantar las investigaciones.

El jefe negociador de las FARC en Cuba, Iván Márquez, dijo este miércoles que el expresidente Álvaro Uribe (2002-2010) está detrás de las escuchas ilegales a los negociadores del gobierno, a la vez que aseguró que la delegación guerrillera en La Habana también está siendo blanco de espionaje.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas) son la principal guerrilla de América Latina y cuentan actualmente con entre 7.000 y 8.000 combatientes en sus filas.