•   El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los proyectos para integrar las redes de transmisión eléctrica de América Latina y contrarrestar los riesgos de apagones avanzan bien pese a los obstáculos políticos, dijeron el jueves responsables de empresas del sector reunidos en el marco de la XVIII Cumbre Iberoamericana.

"El reto es convencer a los gobiernos nacionales que cedan un poco de su autoridad", señaló en San Salvador Teófilo de la Torre, gerente del Sistema de Interconexión Eléctrica para los Países de América Central (Siepac).

Un documento para la interconexión eléctrica entre Panamá y Colombia, superando el tramo del tapón del Darién (que mantiene interrumpidos desde hace más de ochenta años otros proyectos de integración regional como la carretera Panamericana), fue firmado en agosto entre los dos países con un costo estimado de 200 millones de dólares.

El proyecto, que permitirá transmitir 300 MW entre las regiones de Córdoba en Colombia y Chepos en Panamá, con redes de 614 km, posibilitará integrar los sistemas de interconexión de Centro y Suramérica a partir de 2012, dos años más tarde de lo previsto.

Desde Colombia, la red de interconexión sudamericana alcanza hasta Bolivia, y en Centroamérica hasta la subestación de El Cajón, en Honduras, tras pasar por Costa Rica, Nicaragua, El Salvador y Guatemala.

El presidente de Interconexión Eléctrica SA, Luis Fernando Alarcón, dijo que los obstáculos políticos han ido cediendo, ante la necesidad de garantizar el suministro de un servicio imprescindible para el desarrollo económico y social de la región.

Sobre la posibilidad de que la crisis financiera internacional afecte la financiación de los proyectos eléctricos, Waldo Jiménez, representante de la Asociación Nacional de la Empresa Privada de El Salvador, señaló que "los gobiernos deberán fomentar alianzas" entre sí y con el sector privado.