•   Santiago de Chile  |
  •  |
  •  |
  • AP

Un 25% de las jóvenes latinoamericanas son madres antes de los 20 años por falta de educación sexual y uso de preservativos, según un estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Organización Iberoamericana de Juventud (OIJ).

El estudio "Juventud y Cohesión Social en Iberoamérica: Un modelo para armar", concluyó que la tasa de maternidad entre las jóvenes latinas de 15 a 19 años es de un 76,2%, mucho mayor que la tasa global, de un 52,6%, según una nota difundida el jueves por la Cepal.

La tasa de maternidad juvenil no tiene ninguna relación con la de fecundidad general de América Latina, que es de un 2,37%, que a su vez es inferior a la global, de un 2,55%.

Esa realidad contribuye a perpetuar el círculo vicioso de la pobreza y la desigualdad, según el informe.

La investigación sobre las primeras relaciones sexuales y el uso de anticonceptivos se realizó en Bolivia, Brasil, Colombia, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Perú y República Dominicana, demostró que los jóvenes inician su vida sexual sin utilizar ningún anticonceptivo.

Y sólo en Brasil y Colombia "la mayoría de las adolescentes comenzaron a usar anticonceptivos antes de tener hijos".

"La gran mayoría de las madres adolescentes son pobres, de escasa educación y con altas posibilidades de constituir hogares uniparentales sin redes de protección social", concluyó el estudio.

Agrega que "el embarazo precoz tiende a llevarlas a abandonar sus estudios, dificultando su inserción laboral, exacerbando las desigualdades de género y potenciando el círculo vicioso de la pobreza".

"Las principales causas serían los insuficientes programas de educación sexual y la falta de políticas públicas de salud sexual y reproductiva para responder ante la cada vez más temprana iniciación sexual de los jóvenes", afirma la nota de la Cepal.

A nivel mundial los adolescentes comienzan sus relaciones sexuales cada vez más jóvenes, "pero la gran diferencia es que en los países desarrollados, la actividad sexual en la adolescencia se inicia y luego se continua bajo condiciones de protección anticonceptiva", concluyó la investigación.

Por el contrario, en América Latina "la difusión del uso de anticonceptivos se inicia una vez que las jóvenes tienen su primer hijo, lo que refleja que los servicios de salud reproductiva o bien actúan a destiempo, o lo hacen a partir del indicador de la maternidad y no del inicio de la sexualidad activa de las mujeres", agregó la nota.

"El 45% de los embarazos adolescentes entre 15 y 19 años son el resultado de la falta o el mal uso de un método anticonceptivo", dice el informe, pese a lo cual pareciera que se toma en cuenta a las mujeres "como sujeto sexual" después de que son madres y es mal visto socialmente el acceso de los jóvenes a los anticonceptivos antes de que tengan hijos.

El informe señaló que "urge crear programas preventivos especiales para adolescentes, que requieren un trato diferenciado al que reciben las mujeres adultas".

"Hay reglamentaciones y dispositivos institucionales inapropiados (porque los tratan con desdén, porque les imponen horarios o condiciones difíciles, entre otras trabas que) desalientan a los adolescentes a usar tales servicios", concluyó la investigación.