BBC Mundo
  •   Congo  |
  •  |
  •  |


Las agencias internacionales de ayuda humanitaria han ido suspendiendo su trabajo alrededor de Goma, ciudad ubicada en el oriente de la República Democrática del Congo, debido a la escalada de violencia en esa nación.

El Comité Internacional de la Cruz Roja dijo que la situación de la población en el este de la República Democrática del Congo era "catastrófica" y que dos hospitales habían sido saqueados.

Organizaciones no gubernamentales como Oxfam, ActionAid y Save the Children señalaron que pese a la amenaza de una catástrofe humanitaria, se han visto obligados a retirar algunos miembros de su personal desplegados en el país africano.

Los enfrentamientos entre las tropas del gobierno y los rebeldes Tutsi han provocado que decenas de miles de personas abandonen sus hogares.

Informes indican que algunos soldados congoleses están fuera de control y hay denuncias de saqueos de casas y establecimientos comerciales en Goma.

Las fuerzas de Nkunda iniciaron una ofensiva en agosto, después de un periodo de calma tras el tratado de paz firmado en enero.

Nkunda insiste que él lucha para proteger a la comunidad tutsi de los ataques perpetrados por milicias de hutus ruandeses, algunos de los cuales están acusados de participar en el genocidio de 1994.

El gobierno congoleño prometió en varias ocasiones prevenir las ofensivas de los hutus en el interior del territorio, pero hasta ahora no tomó medidas al respecto

Pánico

ohn Safari, quien vive en Goma, describió una noche escalofriante.

"Anoche hubo muchos disparos. Los soldados del gobierno irrumpieron en las casas de la gente. Entraron en la casa de mi vecino y tomaron a su esposa. Pusieron un cuchillo en su cuello, la amenazaron y robaron todo, incluyendo todo el dinero", dijo Safari.

Desplazada en Goma camina al frente de un tanque de la ONU
Las organizaciones internacionales temen que no puedan reanudar sus actividades.

Se está registrando un creciente número de desplazados en las calles. Son personas que llevan consigo las posesiones que alcanzaron a recoger antes de huir y que se dirigen hacia diferentes direcciones, incluyendo sitios escondidos en el bosque.

Oxfam, organización que suministra agua y servicios sanitarios a decenas de miles de personas, ha retirado su personal y dijo que monitoreará la situación muy de cerca, con la esperanza de retomar sus actividades asistenciales especialmente para ayudar a los más perjudicados.

Por su parte, Save the Children dijo que los enfrentamientos podrían minar los esfuerzos recientes.

"Hemos tenido que paralizar nuestros servicios de salud y nuestros programas de nutrición en el norte de Goma. Nosotros también sabemos que entre la población que se está desplazando hay bastantes niños, quienes fueron separados de sus familias. Ellos están actualmente solos y bajo el riesgo de ser reclutados y de ser víctimas de abusos", dijo Jeremie Bodin, vocero de la organización no gubernamental.

Miles huyendo

Los rebeldes, que declararon un cese el fuego el miércoles tras avanzar en los alrededores de Goma, han planteado la posibilidad de abrir lo que denominaron "corredores de ayuda humanitaria". Sin embargo, se debe hacer mucho más que eso para asegurar que todos aquellos en necesidad de protección y ayuda sean cobijados.

Se estima que unas 20.000 personas han huido del avance rebelde (sumándose al millón de desplazados previos) ante el temor de que se produzca en el país otro desastre humanitario.

La ONU tiene 17.000 fuerzas de paz desplegadas en el territorio, la mayor misión que tiene en el mundo.