elnuevodiario.com.ni
  •   Bagdad  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente del Parlamento iraquí y destacado representante de la minoritaria comunidad suní, Osama al Nuyaifi, salió ileso hoy de un atentado con bomba que evidencia la inestabilidad de un país atacado por el terrorismo y la violencia sectaria entre suníes y chiíes.

Al Nuyaifi, junto a su hermano y gobernador de Nínive, Azil al Nayaifise, se vio envuelto en un atentado dirigido contra el convoy en el que viajaban por la zona de Al Gafran, en el sur de Mosul, capital de Nínive.

Los altos cargos salieron ilesos, mientras que dos de sus guardaespaldas resultaron heridos tras causar el efecto de la bomba una explosión de las ruedas del vehículo en el que iba el representante suní.

El convoy pudo terminar su trayecto hacia Erbil, capital de la región autónoma del Kurdistán, lugar al que se dirigían ambos, y los heridos fueron trasladados a un hospital cercano para recibir tratamiento médico.

Este tipo de ataques, que alcanza a importantes figuras del poder iraquí, evidencia la situación de inseguridad que vive el país en los últimos meses, pero también alerta sobre el aumento de la tensión y violencia sectaria, lo que podría agravar más aún la crisis que vive Irak.

Osama al Nuyaifi preside la lista suní de Los Unidos, que se presentará a las próximas elecciones parlamentarias, previstas para el 30 de abril de este año, después de haberse retirado de la lista Al Iraqiya, encabezada por el ex primer ministro del país, el chií Iyad Alaui.

Al Nuyaifi ha mantenido una postura muy crítica con el actual gobierno del primer ministro Nuri al Maliki, y le ha acusado de utilizar las Fuerzas Armadas iraquíes para reprimir las crecientes protestas de los suníes.

La inestabilidad responde al aumento de los atentados terroristas contra sedes, edificios y miembros del gobierno, pero también a la creciente actividad de Al Qaeda en el oeste del país.

Desde hace más de un mes, varias zonas de la provincia de Al Anbar, en especial las ciudades de Ramadi y Faluya, están siendo escenario de combates entre las fuerzas gubernamentales y grupos radicales, aliados a su vez con tribus suníes.