•  |
  •  |
  • END

PAMPLONA, ESPAÑA / AFP

Un coche bomba estalló ayer jueves en la Universidad de Navarra, en Pamplona (norte de España), causando 17 heridos leves, después que un interlocutor anónimo que dijo hablar en nombre de ETA avisara de la deflagración, aunque sin precisar el sitio donde tendría lugar.

“Es evidente que quien puso la bomba no avisó y, o bien, sencillamente no avisó del todo intencionadamente o bien se equivocó”, dijo el ministro del Interior español, Alfredo Pérez Rubalcaba en rueda de prensa.

“Afortunadamente, no hay que lamentar víctimas mortales, no ha habido heridos graves”, añadió Rubalcaba, convencido de que “podríamos haber tenido una tragedia en la Universidad de Navarra”, pero al final “dentro de la desgracia hemos tenido suerte”.

El coche bomba estalló en el aparcamiento de la Universidad, sobre las 11H00 locales (10H00 GMT), una hora después de que un comunicante anónimo que dijo hablar en nombre de ETA avisara a la Asociación de Ayuda en Carretera (DYA) de Vitoria, en la provincia vasca de Alava, vecina de la región de Navarra, de la deflagración.

Sin embargo, el comunicante sólo dio “el modelo, un Peugeot, y el color, blanco” situando el coche “en el campus universitario”, aunque sin precisar cuál, por lo que la Policía vasca acudió a la Universidad de Vitoria, según Rubalcaba.

La Policía vasca “levantó el dispositivo” una vez que comprobó que no estaba el coche, colocado en realidad en la Universidad de Navarra, en Pamplona, donde finalmente estalló.


Parecía terremoto
“Noté una sacudida en el edificio. Pensé que era un terremoto”, dijo a la edición en línea del diario 20 Minutos, el profesor Ramón Salaverría, cuyo despacho está a “200 metros de donde ha ocurrido la explosión”.

“Me asomé por la ventana y vi una columna de humo de unos 30 ó 40 metros de altura”, añadió este profesor, después que el fuego causado por la explosión se fuera propagando a varios de los coches situados en el aparcamiento.

Los edificios más próximos, donde se encontraban unas 400 personas, fueron evacuados tras la explosión.

El coche empleado en el atentado había sido robado el miércoles en la localidad vasca de Zumaia y su sustracción denunciada en la localidad también vasca de Zarautz, a unos 11 km de Zumaia.


Condenas desde El Salvador
La Universidad de Navarra, fundada en 1952, está controlada por la organización religiosa católica ultraconservadora Opus Dei. Éste es el sexto atentado contra la universidad. El anterior fue en mayo de 2002, cuando una explosión de un coche bomba causó tres heridos leves.

El rey Juan Carlos I y el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, condenaron el atentado desde San Salvador, donde participan en la XVIII Cumbre Iberoamericana.

El atentado ha tenido lugar dos días después de la detención de cuatro presuntos miembros de la organización separatista armada vasca, en Navarra y Valencia (este), en poder de armas y explosivos, aunque Rubalcaba se negó a pronunciarse sobre si el ataque podría ser una respuesta a esa acción policial.

La adhesión al País Vasco de Navarra, una región autónoma en la que una parte de la población habla euskera (lengua vasca), constituye una de las reivindicaciones de los independentistas radicales.

ETA, que figura en la lista de organizaciones terroristas de la Unión Europea (UE) y de Estados Unidos, es considerada responsable de la muerte de 824 personas en 40 años de violencia frente al Estado español por la independencia del País Vasco.

La organización armada retomó su campaña de atentados tras la ruptura formal de su último alto el fuego, en junio del 2007, matando en total a cinco personas: tres guardias civiles, un militar y un ex concejal socialista vasco.