•   Bogotá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, y el Ejército de Liberación Nacional, ELN, dijeron en un comunicado que el supuesto espionaje ilegal a los negociadores de paz, afecta la confianza en el gobierno en los diálogos con las FARC que se celebran en Cuba y en los acercamientos del Ejecutivo con el ELN, el segundo grupo rebelde del país.

“La paz y la reconciliación pueden echarse a perder torpemente si no se apartan definitivamente de sus gestiones las acciones de inteligencia militar y policial”, dice el comunicado.

El documento, fechado el 7 de febrero en las “Montañas de Colombia”, lleva las firmas de Nicolás Rodríguez Bautista, alias “Gabino”, y de Rodrigo Londoño Echeverri, alias “Timochenko” o “Timoleón Jiménez”, máximos jefes del ELN y las FARC, respectivamente.

El caso comentado por los grupos guerrilleros fue destapado hace ocho días por la revista Semana, que reveló que un grupo de militares, exmilitares y expertos en informática espiaron desde una central clandestina de Bogotá a líderes de la izquierda y a los negociadores del gobierno en los diálogos con las FARC, que tienen sede permanente en La Habana.

Entre los personajes supuestamente espiados estarían el jefe negociador del gobierno, Humberto de la Calle, y el alto comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, además del director de la Agencia Colombiana para la Reintegración, Alejandro Eder.