AP
  •   Mexico  |
  •  |
  •  |
  • AP

El pánico y la inadecuada capacitación fueron las causas de que 22 obreros petroleros y rescatistas fallecieran tras un accidente en una plataforma de perforación en el Golfo de México en 2007.

Dos investigaciones distintas sobre el choque de una plataforma de Petróleos Mexicanos (Pemex) por el mal clima el año pasado, concluyeron que el personal falleció por haber abierto las escotillas de los botes salvavidas en los que se alejaron del lugar.

El 23 de octubre de 2007 una plataforma de perforación golpeó un pozo en el Golfo de México a consecuencia de rachas de viento de hasta 130 kilómetros por hora y olas de hasta ocho metros de altura que trajo consigo un frente frío.

Tras el choque, que rompió una válvula y causó un derrame de aceite y gas, se desalojó a las 86 personas que estaban en la plataforma, sin embargo varios trabajadores murieron poco después cuando ya estaban en el mar en dos botes salvavidas que debían estar cerrados por completo. Uno de esos botes apareció en la costa completamente destrozado.

De los fallecidos, 20 eran obreros petroleros que laboraban en la plataforma y dos tripulantes de un remolque con el que se realizaron maniobras de rescate de los empleados.

Luego del incidente se especuló sobre si los botes cumplían con todas las normas de seguridad.

Una comisión especial independiente (CEI) presidida por el Nobel mexicano de Química Mario Molina, informó que los botes estaban bien diseñados y el problema fue que los empleados abrieron las escotillas por "el desorden y el pánico" que generó la situación.

"La capacitación de todo el personal para reaccionar en forma apropiada y segura en caso de emergencias no fue la adecuada. No se tuvo el conocimiento de cómo actuar dentro de los botes salvavidas y de las maniobras que deben realizarse, ni de cómo sobrevivir en el mar", señaló Molina en rueda de prensa.

El otro informe, elaborado por el instituto internacional Battelle para Pemex, coincidió que las escotillas de los botes fueron abiertas.

"Los decesos no hubieran ocurrido si en los eventos y decisiones subsiguientes no hubiera habido errores", señaló el reporte.

La CEI también advirtió que la información meteorológica proporcionada no fue "suficientemente precisa" para estimar el peligro que las condiciones de viento y oleaje representaban para la plataforma.

"La calidad de los pronósticos fue inadecuada para la puesta en marcha de acciones preventivas", dijo.

El reporte de Battelle coincidió en que "el evento climatológico no fue evaluado correctamente"

Añadió que tampoco se tenía conocimiento o experiencias previas que hicieran prever que una plataforma de ese tipo se movería tanto en esas circunstancias de oleaje y viento.

"Todo fue resultado de fallas humanas y de procedimientos", señaló Molina.

Ambos informes recomendaron a Pemex enfocar la capacitación del personal que trabaja en plataformas a prácticas de supervivencia en el mar.

La Secretaría de Energía informó en un comunicado que el gobierno atenderá las recomendaciones.