Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

MADRID / AFP

Las declaraciones de la reina Sofía, esposa del rey Juan Carlos I de España, sobre algunos temas controvertidos, especialmente los homosexuales, publicadas en el libro “La reina muy de cerca”, han levantado una gran polémica en España.

En el libro, escrito por la periodista española Pilar Urbano con base en varias entrevistas con la Reina, Doña Sofía asegura “comprender, aceptar y respetar que haya personas con otra tendencia sexual”.

Pero, “si esas personas quieren vivir juntas, vestirse de novios, pueden estar en su derecho, o no, según las leyes de su país; pero que a eso no lo llamen matrimonio porque no lo es”, añade la Reina, según el libro, publicado el jueves.

Esta afirmación ha suscitado la reacción de los colectivos homosexuales, que habían visto como un gran triunfo la aprobación por el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero en 2005 del matrimonio entre parejas del mismo sexo.


Comunicado de Casa real
La reacción suscitada llevó a la Casa Real a publicar un comunicado en el que “lamenta profundamente que la inexactitud de las palabras que se le atribuyen haya producido malestar o disgusto en personas o instituciones, a las que siempre ha profesado y profesa un profundo respeto”.

La Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (Felgtb) mostró su “satisfacción” por la rápida matización, pero la controversia continuaba al día siguiente de la aparición del libro de Pilar Urbano.

La periodista, conocida por sus ideas conservadoras, aseguró a Radio Nacional de España que “hay un ‘lobby’ muy poderoso en este país que es el ‘lobby’ gay”, al tiempo que reiteró que la Casa Real había tenido una copia del libro antes de su impresión y que no había puesto ningún impedimento.

Urbano intentó ya en la presentación del libro atajar la polémica al afirmar que “son opiniones, criterios morales, de moral natural, ella (la Reina) tiene perfecto derecho a decir, la verdad, lo que piensa. Es un criterio personal”.

La Reina en España es sólo consorte y no tiene ningún papel institucional en el marco de la Constitución española, pero aún así, sus declaraciones y la polémica llegan en mal momento para Doña Sofía, que cumplirá el próximo domingo 70 años, evento para el que se han previsto varios homenajes.

El conservador Partido Popular (PP), principal de la oposición, y cercano a las posiciones de la Reina, consideró este viernes que los miembros de la Familia Real deberían mantener “un principio de neutralidad”.

“Pienso que la institución no debe hablar. Pienso que el Rey, la Reina, si son, son como la bandera, y a la bandera la vemos cumpliendo su papel en los actos oficiales, pero no hace declaraciones”, afirmó el secretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons.