•  |
  •  |
  • EFE

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha dado un muevo impulso en el caso de los secuestrados por las FARC al pedir al jefe de la guerrilla, Manuel Marulanda "Tirofijo", la liberación de Ingrid Betancourt antes de Navidad a cambio de su implicación en la búsqueda de un acuerdo en el conflicto colombiano.

"Tengo un sueño: ver a Ingrid entre los suyos en Navidad", aseguró Sarkozy en un mensaje solemne emitido por la televisión francesa y colombiana que marca una nueva etapa de la participación del jefe del Estado galo en el contencioso.

Sarkozy no olvida

Al mismo tiempo, a través de Radio Francia Internacional (RFI), Sarkozy leyó un segundo mensaje destinado a los rehenes que se encuentran en la selva a los que prometió que no les olvidará.

Fiel a su condición de hombre de acción, Sarkozy se ha colocado al frente de una nueva iniciativa, tras el final de la mediación del presidente venezolano, Hugo Chávez.

Alarmado por el estado aparente que presenta Betancourt en las imágenes difundidas la semana pasada y por la tristeza que emana de la carta que envió a su madre, el presidente francés apeló a la compasión del jefe guerrillero y se ofreció para buscar soluciones al conflicto del país.

En un tono institucional, Sarkozy se dirigió explícitamente a "Tirofijo", al que advirtió de la situación de Betancourt, "una mujer al borde de la muerte" que debe ser liberada "para que no pese sobre su conciencia el riesgo que supondría su desaparición".

Quiere involucrarse personalmente

Tras desautorizar los métodos de la guerrilla y avisarle de que no comparte sus ideas, Sarkozy se ofrece para implicarse "personalmente" en la "búsqueda de una solución humanitaria" para la liberación del resto de los rehenes e, incluso, "para contribuir a buscar una salida al conflicto colombiano".

"Señor Marulanda, usted puede hacer realidad mi sueño, salvar a esta mujer, mostrar al mundo que las FARC entienden los imperativos humanitarios. Señor Marulanda, usted tiene una gran responsabilidad y le pido que la asuma", concluye la declaración.

Un segundo mensaje de Sarkozy cargado de esperanza fue llevado por las ondas de RFI a América del Sur con el objetivo que llegue a los rehenes, a los que la guerrilla permite escuchar la radio cada mañana de lunes, miércoles y viernes.

"Francia no os olvidará nunca. En este mismo momento Francia busca nuevos medios para liberaros, para devolveros a vuestros allegados y a la vida", aseguró Sarkozy.

El presidente francés da cuenta de sus contactos con sus homólogos de Colombia, Álvaro Uribe, de Venezuela, Hugo Chávez, y de Estados Unidos, George Bush, y asegura que trabajará con discreción para conseguir "el único objetivo que interesa: la libertad".

Al final, se dirige directamente a la colombo-francesa Betancourt: "No le abandonaremos. Le suplico que tenga confianza. Lo conseguiremos. Es preciso que aguante porque su familia la espera".

La decidida implicación de Sarkozy en el caso cuenta con los parabienes de los familiares de la candidata presidencial colombiana secuestrada desde febrero de 2002.

Lorenzo Delloye, el hijo menor de Betancourt, agradeció el paso dado por Sarkozy, "el primer jefe de Estado que se dirige directamente a Marulanda", y confió en que cristalice en una nueva mediación que pueda permitir la liberación de su madre. "Comparto su sueño", dijo Lorenzo en la televisión "France 2".

El ex marido de la rehén, el diplomático francés Fabrice Delloye, destacó la importancia de la implicación del presidente francés, el único a sus ojos que puede concentrar todas las voluntades para la liberación de los rehenes.

"Se encuentra en el centro de todos los caminos, del presidente Bush, de Chávez, de Uribe y eso puede contribuir a encontrar una solución a este drama abominable", dijo a la radio "France Info".