•   Viena  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La negociación nuclear entre las grandes potencias e Irán comenzó ayer en Viena presidida por una buena atmósfera, pero sin que parezca posible que esta semana se avance más allá de crear un marco general de trabajo para los próximos meses.

“Esta es la primera ronda de negociaciones y sería ingenuo pensar que podemos llegar a un acuerdo hoy (ayer)”, explicó a los medios Michael Mann, portavoz de la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, que coordina al Grupo 5+1, formado por Estados Unidos, Francia, Reino Unido, China, Rusia y Alemania.

La primera sesión plenaria, con Ashton, el ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, y representantes de las grandes potencias, terminó hoy tras apenas 45 minutos de trabajo, aunque los contactos continuarán hoy con reuniones bilaterales.

Espíritu constructivo

Mann destacó que hay un espíritu constructivo y que Ashton acude a la negociación con “buena fe” para cerrar un acuerdo, aunque insistió en que el objetivo de esta ronda negociadora, que se prolongará hasta el jueves, no es más que “crear un marco de trabajo para las negociaciones de los próximos meses”.

 

Procedimiento

También la parte iraní, por boca del viceministro de Exteriores, Seyed Abas Araqchi, reconoció a medios de su país que la reunión de ayer había comenzado bien, pero dejó claro que en la ronda de Viena no se va a hablar de contenido, sino del procedimiento que seguirán futuras reuniones.