•   Ginebra  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Unos 173,000 civiles viven atrapados en la región de Guta, en la provincia de Damasco Rural, sometida a prolongados cercos de las fuerzas gubernamentales desde noviembre de 2011, según un informe de la ONU.

La Oficina de la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos publicó hoy en Ginebra un documento que analiza la situación en la que vive la población asediada en Siria, que sobrepasa las 240,000 personas, aunque organizaciones como la Cruz Roja elevan esta cifra a más de un millón.

“La evacuación del casco antiguo de Homs, cercado durante más de 600 días, ha centrado la atención sobre las duras condiciones en las que se vive allí dentro. Utilizar el hambre como arma de guerra y los asedios que privan a las personas de bienes básicos para vivir están prohibidos por la ley internacional”, recordó en un comunicado la responsable de esta oficina, Navi Pillay.

Según el informe, Guta es la región más afectada por estos cercos, donde se concentran en total unos 173,000 civiles atrapados, más de la mitad de la población asediada en el país.

Cercados y bombardeados

A partir de marzo de 2013, presionado por el avance de los rebeldes, el gobierno endureció las condiciones del cerco y comenzó a bombardear con artillería y por aire la región de Guta, que es muy poblada.

 

Gatos y perros

“Varios clérigos de la región de Guta han emitido edictos, permitiendo a los residentes de estos lugares comer gatos y perros para poder sobrevivir”, dijeron médicos del lugar.