•   Kiev, Ucrania  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El régimen ucraniano anunció este miércoles el lanzamiento de una operación “antiterrorista” contra los grupos radicales, al día siguiente de enfrentamientos que dejaron al menos 26 muertos, entre ellos diez policías, lo que llevó a la UE a blandir la amenaza de sanciones.

El servicio de seguridad nacional, SBU, anunció un amplia operación antiterrorista en todo el país, arguyendo que “los grupos extremistas y radicales amenazan con sus acciones la vida de millones de ucranianos”.

Más de 1,500 armas de fuego y 100,000 municiones han pasado “por las manos de los criminales” desde el martes, sostuvo el SBU, sin dar más detalles sobre las medidas contempladas. En las últimas semanas, la adopción de un eventual estado de emergencia ha sido evocado regularmente en Kiev.

Una inestable calma reinaba el miércoles en el centro de la capital ucraniana. Cientos de personas acudían a Maidán, la plaza de la Independencia de Kiev, último refugio de los opositores al presidente Viktor Yanukovich, con las manos cargadas de provisiones, ropa y medicamentos.

Intercambio de proyectiles

Una frágil barricada separaba a los manifestantes de la policía antimotines, con intercambios intermitentes de proyectiles por ambos lados.

“La próxima etapa es la guerra civil”, estimó Igor, de 23 años.

El último balance oficial sobre la violencia en la capital es de 26 muertos y 241 heridos, entre ellos 79 policías y cinco periodistas. Al menos diez policías figuran entre los fallecidos, según el ministerio del Interior.

Por otra parte, un periodista del diario ucraniano Vesti murió tiroteado por desconocidos no muy lejos del lugar de los enfrentamientos, informó su periódico.

Quieren renuncia

Uno de los responsables de la oposición, el ex campeón de boxeo Vitali Klitschko, estimó que sólo la renuncia del presidente podría traer la calma al país.

“La sangre corrió por las calles de Kiev (...). Viktor Yanukovich (presidente de Ucrania) es responsable del asesinato de ciudadanos pacíficos”, dijo el líder opositor en un vídeo publicado en la página web de su partido, Udar.

Por su parte, Yanukovich acusó a los líderes de la oposición de haberse “extralimitado” al instar a una “lucha armada” para hacerse con el poder.

“Estos supuestos políticos trataron de tomar el poder infringiendo la Constitución mediante la violencia y los asesinatos”, afirmó el mandatario en un discurso a la nación en plena madrugada, tras una reunión infructuosa con figuras opositoras.

 

Amenazas de sanciones

Frente a esta crisis política, una de las peores que atraviesa esta ex república soviética desde su independencia en 1991, la Unión Europea anunció que estudiará sanciones contra los responsables de la represión.

Washington denunció por su parte que la violencia registrada en Kiev es “totalmente escandalosa”, por lo que volvió a pedir al presidente ucraniano que frene la escalada de tensión.

Rusia, en cambio, pidió el miércoles a la Unión Europea convencer a la oposición ucraniana cooperar con las autoridades y tomar distancia con las fuerzas radicales, en una conversación telefónica con su par alemán.