•   Varsovia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El primer ministro polaco, Donald Tusk, dijo hoy que cada vez ve "más real" la posibilidad de que los disturbios en Ucrania deriven en una guerra civil.

"Los eventos de la pasada noche y de esta mañana demuestran que el peor escenario posible, el que más tememos, la guerra civil, es muy real", lamentó Tusk en una rueda de prensa.

El presidente ucraniano, Victor Yanukovich, se reunió hoy en Kiev con el ministro polaco de Exteriores, Radoslaw Sikorski, y los jefes de la diplomacia de Alemania y Francia que permanecen en la capital de Ucrania para intentar facilitar una salida política al conflicto.

Sobre el encuentro de hoy, Tusk precisó que se acordó la celebración de elecciones presidenciales y parlamentarias anticipadas durante este año, una propuesta que ahora valora la oposición ucraniana.

El primer ministro polaco hizo estas declaraciones tras reunirse con los líderes de la oposición en su país, con los que dijo haber acordado "actuar con una sola voz" ante la situación que vive la vecina Ucrania.

También pidió a todos sus compatriotas que mañana, a las 20 horas, enciendan velas en sus ventanas en solidaridad con el pueblo ucraniano Tusk informó de que a partir de mañana, viernes, la Unión Europea concretará las sanciones contra las autoridades ucranianas responsables del derramamiento de sangre.

"Serán sanciones de carácter financiero y relativas a los requisitos de entrada en territorio comunitario para las personas responsables" de la violencia en Ucrania, señaló.

Mientras varios hospitales polacos se preparan para recibir heridos ucranianos, según informó hoy el portavoz ministerial del servicio de salud, Jaroslaw Buczek.

Hasta ahora en el Hospital Clínico Central del ministerio del Interior en Varsovia han sido tratados once ucranianos heridos en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad con lesiones leves en cabeza, complicaciones oftalmológicas y ortopédicas, precisó Buczek.