•  |
  •  |
  • AP

El comisionado interino de la Policía Federal Preventiva, Gerardo Garay, renunció en medio de una investigación que trata de establecer si algunos funcionarios tienen vinculación con los carteles de la droga. Su renuncia fue colocada el sábado en el sitio de internet de esa dependencia.

La renuncia de Garay constituye el más reciente capítulo de una serie de escándalos por presunta corrupción o infiltración de los carteles del narcotráfico en la policía federal, el ejército mexicano y las procuradurías del país.

En una carta de renuncia presentada el viernes y publicada el sábado en el sitio de internet de la Secretaría de Seguridad Pública, Garay dijo que renunciaba "con el objetivo de ponerme a disposición de las autoridades responsables de procurar e impartir justicia, a fin de que se aclare cualquier imputación o señalamiento en mi contra".

La carta de Garay no especifica a qué acusaciones se refiere. Y las autoridades federales no estaban disponibles para dar información el sábado.

Sin embargo el diario Reforma informó que la procuraduría investigaba si la policía federal asignada al aeropuerto internacional Benito Juárez de la capital mexicana brindaba ayuda al narcotráfico.

Un miembro del cartel de Sinaloa fue arrestado tras una balacera en la Ciudad de México el 20 de octubre y las autoridades señalaron que éste dirigía el tráfico de cocaína y metanfetamina a través del aeropuerto internacional.

Garay asumió el cargo después que el comisionado Edgar Millán Gómez fue asesinado a balazos frente a su casa en mayo. Los investigadores indicaron que la intensificación de las medidas de seguridad en el aeropuerto habría provocado su ejecución.

La semana pasada cinco funcionarios de la unidad del crimen organizado de la Procuraduría General de la República fueron arrestados por presuntamente filtrar información al cartel de drogas de los hermanos Beltrán Leyva, y dijeron que un espía dentro de la embajada de Estados Unidos les pasaba información sobre las operaciones de la Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA).

Una versión periodística dijo el jueves que las autoridades hallaron una lista de militares que recibían pagos de ese grupo de narcotraficantes.

Al día siguiente, la Secretaría de la Defensa Nacional informó que cuatro oficiales militares y un soldado eran investigados por presunta vinculación a uno de los poderosos carteles de la droga en México.