•  |
  •  |
  • END

En un país históricamente más sensible a las ideas de centro-derecha que a la ideología social-demócrata, las sanciones electorales apuntaron en general a los demócratas.

Luego de la votación del plan de rescate de los bancos de 700.000 millones de dólares a fines de septiembre por el Senado y la Cámara, los parlamentarios electos estarán implicados en la vigilancia de las operaciones de compra de activos dudosos. En el caso de un mal funcionamiento de este dispositivo corren el riesgo de ser considerados como los responsables.

En el sitio de campaña dccc.org los demócratas del Congreso prometen que sus prioridades serán “luchar por la protección de la salud, trabajar para hacer bajar los precios del combustible, ofrecer educación asequible y encontrar un plan para ganar en Irak y en la guerra contra el terrorismo”.

Mientras tanto el vicepresidente estadounidense, Dick Cheney, afirmó el sábado que el candidato republicano a la Casa Blanca, John McCain, es la persona correcta para liderar el país, ya que “entiende el peligro que enfrenta Estados Unidos”.

“Creo que el líder correcto para este momento en la historia es el senador John McCain”, dijo Cheney durante un acto de campaña en Laramie, Wyoming. Cheney recordó los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington, para señalar que “en ese terrible momento, buscamos fortaleza en nuestro líder, y encontramos renovada fuerza”.

“John es un hombre que entiende el peligro que enfrenta Estados Unidos, que ha visto la cara de la maldad sin estremecerse”, dijo Cheney, vicepresidente del gobierno de George W. Bush durante sus ocho años y añadió que le alegra apoyar a John McCain y dijo estar complacido de que haya elegido a una compañera de fórmula como la gobernador de Alaska, Sarah Palin.

Mientras, el candidato demócrata Barack Obama arremetió contra el apoyo de Cheney a McCain, al resaltar que ese hecho demuestra que la fórmula republicana es una continuación del gobierno de Bush.

Por su lado McCain subrayó este sábado que su rival es la opción equivocada para un mundo en peligro, en el que “millones de vidas” están en juego y dijo que la gran pregunta es si este hombre tiene lo que se necesita para proteger a Estados Unidos de Osama bin Laden, de Al Qaida, de la posibilidad de que Irán fabrique armas nucleares y otras amenazas graves para el mundo.