elnuevodiario.com.ni
  •   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Amnistía Internacional, AI, denunció hoy al Estado de Israel por el abuso de la fuerza y "cruel indiferencia hacia la vida humana" mostrada con la matanza de decenas de adultos y niños palestinos en Cisjordania en los últimos tres años.

En un informe titulado "Gatillo fácil: el uso excesivo de la fuerza por parte de Israel en Cisjordania", esa organización asegura que el Ejército y la Policía israelíes cometen constantes abusos de los derechos con una utilización "innecesaria, arbitraria y brutal" de la fuerza en los Territorios Ocupados de Palestina y lo hacen con "casi total impunidad".

Según Naciones Unidas, al menos 45 palestinos han muerto en la franja cisjordana a manos de las fuerzas de seguridad israelíes desde 2011 y fallecieron más el año pasado que durante 2011 y 2012 juntos.

Amnistía añade que ha documentado por su parte el asesinato de al menos 22 civiles palestinos en Cisjordania el año pasado, la mayoría menores de 25 años, de los cuales al menos catorce fallecieron durante protestas y al menos cuatro eran niños.

Entre los muertos y heridos había manifestantes pacíficos, transeúntes, activistas de derechos humanos y periodistas, quienes no parecían plantear "una amenaza directa o inmediata a la vida" y en algunos casos hay incluso pruebas de asesinatos indiscriminados, lo que equivaldría a crímenes de guerra, señala AI.

"Este informe presenta pruebas que revelan una horrorosa pauta de muertes ilegales y ataques indiscriminados de civiles palestinos por parte de las fuerzas israelíes en Cisjordania", declara el director del programa para Oriente Medio y norte de África, Philip Luther.

"La frecuencia y persistencia del abuso excesivo y arbitrario de la fuerza contra manifestantes pacíficos en Cisjordania por soldados y policías israelíes -y la impunidad de que disfrutan los autores- sugieren que se efectúa como parte de una política", agrega.

Según el informe, en los últimos tres años al menos 261 palestinos, 67 de ellos niños, han resultado heridos de gravedad con arma de fuego, mientras que más de 8.500 (1.500 de ellos menores) lo han sido con otro tipo de armas, como balas de metal forradas de goma o gas lacrimógeno.