Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Bogotá /AFP
Tres integrantes de la policía colombiana, entre ellos un coronel, completaron este sábado 10 años en poder de la guerrilla de las FARC, que los tomó como rehenes junto a otros 58 policías y militares, tras la toma de la población de Mitú (suroeste), en la que murieron 51 personas.

Casi tres años después de la toma, en junio de 2001, las FARC entregaron unilateralmente al gobierno del entonces presidente Andrés Pastrana (1998-2002) a los uniformados retenidos en Mitú, pero dejaron en su poder a dos oficiales y un suboficial.

Los uniformados son el coronel Luis Medieta, el capitán Luis Enrique Murillo y el sargento César Lasso, a quienes las FARC pretenden canjear junto con otros 23 militares y policías, y dos políticos, por unos 500 de sus hombres presos en cárceles del país y de Estados Unidos.

Este sábado María Teresa de Mendieta, esposa del oficial de más alta graduación en poder de las Fuerzas Revolucionarias de Colombia (FARC), pidió al país y a la comunidad internacional, a través de las emisoras de radio, que no olviden que aún “quedan secuestrados en las selvas del país”.

La esposa del oficial, de quien se conoce padeció una grave enfermedad que lo dejó temporalmente sin poder caminar, envió un sentido mensaje a su esposo en el que señaló que está segura de que “éste será el año de la libertad”.