Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

LA PAZ / AFP
La decisión del presidente Evo Morales de suspender de manera indefinida las actividades en Bolivia de la DEA generó críticas y preocupación sobre un aumento de la producción de cocaína, mientras La Paz propuso regionalizar la lucha contra el narcotráfico a través de Unasur.

El líder de la centroderechista Unidad Nacional, Samuel Doria Medina, afirmó que la determinación del mandatario, provocará “menos opciones” de comercio con EU.

En particular, Doria Medina expresó sus dudas de que se ampliarán las preferencias arancelarias de EU, que terminan a fin de año, y dijo que tal vez el plan anticrisis del gobierno es “aumentar la producción de coca y derivados”. “Sacar a la DEA significa más problemas con Estados Unidos”, afirmó el dirigente político, citado por el diario La Razón.

El coronel Luis Caballero, un ex jefe policial que dirigió durante años la Fuerza Antidrogas, dijo que “los más beneficiados en que se vaya la DEA son precisamente las organizaciones criminales. Morales dijo que la medida fue debido a que personal antinarcóticos de Estados Unidos apoyó y financió en septiembre protestas de la oposición de derecha en cinco de los nueve departamentos del país que dejaron 19 muertos.

Según el mandatario, la DEA respaldó un “golpe civil-prefectural” de esas agrupaciones rebeldes que se tradujeron en cortes de ruta, tomas de aeropuertos y saqueos de oficinas públicas.

“A partir de hoy día se suspende de manera indefinida cualquier actividad de la DEA norteamericana. Tenemos la obligación de defender la dignidad y soberanía del pueblo boliviano”, dijo Morales.

El ministro de Gobierno (Interior), Alfredo Rada, dijo este domingo que tras la interrupción de labores “no hay justificativos” para que personal de la oficina de EU continúe en el país, aunque negó que su opinión implique una expulsión.

El Departamento de Estado, en un comunicado emitido en Washington, “rechazó las acusaciones de que la DEA o que cualquier otra agencia del gobierno de los Estados Unidos haya apoyado a la oposición o que haya conspirado contra el gobierno boliviano. Estas acusaciones son falsas, absurdas y las refutamos”.

Para despejar temores sobre los efectos de la paralización de labores de la DEA, Rada aseguró que “la lucha contra el narcotráfico es una prioridad nacional”.

Rada, acotó que se gestiona “en el ámbito de Unasur la formación de una entidad antidrogas sudamericana”, pero dijo que el gobierno boliviano desea de reencauzar la ayuda de EU, con el próximo presidente de ese país.