elnuevodiario.com.ni
  •   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Al menos ocho personas resultaron heridas, una de ellas de gravedad, al ser reprimidas las protestas registradas hoy en Bogotá por el servicio brindado por Transmilenio, el principal medio de transporte colectivo de la capital.

Las protestas se presentaron en al menos siete estaciones de Transmilenio, pero la situación más grave se vivió en la de Suba, en el noroeste de la ciudad, donde unidades de un escuadrón antidisturbios de la policía lanzaron gases lacrimógenos contra la multitud desde tanquetas, lo que desencadenó el caos.

Ocho personas sufrieron heridas en Suba, entre ellas un hombre que cayó de una altura de tres metros, por lo que fue trasladado a un hospital, según la Secretaría de Salud de la capital.

"Estoy enterado de que hay un bloqueo y hay un herido", dijo el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, quien llegó hasta el lugar para tratar de calmar los ánimos.

El herido, un hombre cuya identidad no ha sido divulgada, fue ingresado en el Hospital de Suba con graves lesiones en la cabeza, confirmó la alcaldesa de esa localidad, Marisol Perilla.

El secretario de Salud de Bogotá, Aldo Cadena, informó de que el hombre sufrió un trauma craneoencefálico, por lo que fue sometido a una cirugía.

En total, cuatro usuarios de la terminal de Suba fueron ingresados en diferentes hospitales, mientras que cuatro fueron atendidos en el lugar y no requirieron traslado a centros asistenciales, informó Cadena por medio de su cuenta de Twitter.

Según el funcionario, en otras estaciones hubo también personas afectadas por el lanzamiento de gases lacrimógenos por la policía.

Una embarazada que estaba en la estación de Venecia, en el sur de Bogotá, fue ingresada en la Clínica Veraguas por inhalación de gas, mientras que otras nueve personas que sufrieron el mismo problema en las estaciones General Santander y Madelena fueron valoradas por médicos pero no necesitaron hospitalización.

Las protestas comenzaron muy temprano cuando centenares de usuarios bloquearon estaciones en diversos puntos de la ciudad para reclamar por la demora de los autobuses, lo que generó un efecto dominó en el sistema que a lo largo de la mañana se fue normalizando.

En su visita a la terminal de Suba, Petro escuchó las reclamaciones de los usuarios tanto por lo que llamaron "pésimo servicio" del transporte público como por la reacción desproporcionada de los policías antidisturbios que arremetieron con tanquetas contra la multitud.

Petro atribuyó las protestas, que se presentan esporádicamente desde hace varias semanas, a "intereses políticos" por las elecciones legislativas del próximo domingo y por la crisis que enfrenta su administración ante la amenaza de destitución que pende sobre su cabeza por parte de la Procuraduría (Ministerio Público).

El alcalde propuso ampliar en una hora por la mañana y otra por la noche el horario de funcionamiento del sistema Transmilenio, que actualmente opera desde las cinco de la mañana hasta las doce de la noche.

El Transmilenio, que comenzó a operar el 18 de diciembre de 2000 y se basa en grandes autobuses articulados que circulan por vías exclusivas, fue elogiado en sus inicios como un modelo de política pública de transporte, pero en los últimos años empezó a dar señales de colapso por el crecimiento del numero de usuarios y las deficiencias operacionales y de infraestructura del servicio.

Según la Alcaldía, el Transmilenio cuenta actualmente con 115,5 kilómetros de vías y moviliza en promedio 1,9 millones de pasajeros diarios, con lo cual cubre el 30 % de la demanda de transporte público de Bogotá, ciudad que tiene más de siete millones de habitantes.