elnuevodiario.com.ni
  •   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El náufrago salvadoreño José Salvador Alvarenga, quien dice sobrevivió 13 meses a la deriva en el océano Pacífico, fue dado de alta este martes de un hospital público donde fue tratado durante una semana por un parásito y ahora espera recuperarse para viajar a México, informó su abogado.

"Ya lo sacamos del hospital, le dieron de alta, va con indicación de reposo, con medicamentos para seguir el tratamiento por el parásito que se le encontró", explicó a la AFP el abogado del náufrago, Benedicto Perlera.

Alvarenga, de 37 años, fue internado el pasado 24 de febrero en el hospital estatal San Rafael de la ciudad de Santa Tecla, 10 km al oeste de San Salvador, por una inflamación en sus pies provocada por un parásito.

Una serie de exámenes en el hospital determinaron que Alvarenga se contaminó con un parásito llamado "anisakis", por el consumo de carne cruda de aves y peces durante su odisea.

Según su relato, Alvarenga salió a pescar tiburones en diciembre de 2012 desde una localidad del Pacífico de México junto al mexicano Ezequiel Córdoba, de 24 años, pero el motor de la lancha se averió y quedaron a la deriva.

El salvadoreño afirmó haber sobrevivido alimentándose de carne de peces y aves, bebiendo sangre de tortuga y su propia orina, pero dijo que su compañero constantemente vomitaba y murió de sed y hambre a los cuatro meses. Alvarenga sostuvo que arrojó el cuerpo al mar.

El náufrago ha dicho que desea ir a México para reunirse con la familia de su compañero fallecido y explicarles personalmente qué sucedió con Córdoba.

La familia del joven mexicano, que también ha pedido hablar personalmente con Alvarenga, vive en El Fortín, en el municipio de Pijijiapan, en el estado de Chiapas (sureste de México).

El abogado Perlera indicó que la embajada de México en San Salvador "ha dado el visto bueno para conceder la visa" a Alvarenga, que tiene previsto visitar esa sede diplomática la próxima semana.

El náufrago apareció el 30 de enero pasado en las islas Marshall (región de Micronesia), a 12.500 km de distancia de su punto de partida, y fue trasladado a su país el pasado 11 de febrero.

Tras llegar a El Salvador, estuvo internado una semana en el hospital, luego visitó su pueblo natal Garita Palmera, en la costa del Pacífico, adonde volvió este martes "por un par de días", afirmó Perlera.