•  |
  •  |
  • END

WASHINGTON / AFP

Barack Obama y John McCain quemaban sus últimos cartuchos este domingo en un esfuerzo final para conquistar a los indecisos cuando restan tan sólo dos días para la histórica elección presidencial estadounidense, para la que Obama sigue a la cabeza de las encuestas.

El candidato demócrata emprendió una gira por tres ciudades en Ohio (noreste), un estado crucial tanto para él como para su rival republicano, pues fue el que decidió la elección de 2004 a favor del presidente George W. Bush.

McCain, por su parte, acelera el ritmo con un mitin de campaña a medianoche en Florida, seguido de actos en Pensilvania y New Hampshire.

Al entrar en el electrizante fin de semana previo a los comicios, Obama prometió el sábado “una nueva política para una nueva era”, y dijo que tenía “el viento adecuado” a su espalda al avanzar en su intento por convertirse en el primer presidente negro de Estados Unidos.

Respaldado por una cómoda ventaja en las encuestas y por la adoración de multitudes, el senador de 47 años critica duramente a McCain por la crisis económica describiendo a su rival como un fiel subordinado del impopular Bush.


McCain ataca capacidad de Obama ante conflictos de EU
McCain, a su vez, ataca el patriotismo de su rival en un intento por transformar los comicios del martes en un referéndum sobre la capacidad de Obama para servir como comandante en jefe, cuando Estados Unidos está involucrado en los conflictos de Irak y de Afganistán.

En un breve intercambio con reporteros antes de abordar su avión de campaña el domingo, los periodistas le preguntaron a Obama cuándo dará una conferencia de prensa: “Lo haré el miércoles”, respondió. Este comentario fue inmediatamente atacado por los republicanos, que han protestado porque el candidato demócrata da su victoria por sentada.

En los últimos sondeos divulgados el domingo, la firma Zogby daba a Obama 49.5% contra 43.8%, mientras según el estudio de Washington Post-ABC News el senador de Illinois aventaja a McCain en 53% contra 44%. Mientras, la consulta diaria de Rasmussen calculaba en 51 a 46% esta diferencia.

No obstante, el director de campaña de McCain, Rick Davis, dijo que las encuestas están distorsionando la verdadera percepción de la pelea.


Final agitado, reconoce jefe de campaña de McCain
“No hay duda de que John McCain está aumentando sus márgenes en casi todos los estados del país, y pienso que tendremos un final agitado”, dijo al diario Fox News del domingo. “Quiero decir: va a estar reñido”.

El sábado, McCain salió a la lucha en Virginia y Pensilvania (noreste) y luego viajó a Nueva York, donde mostró su lado gracioso al aparecer como invitado en el programa cómico “Saturday Night Live”.

Obama criticó a McCain luego de que el vicepresidente Dick Cheney elogiara el sábado al senador por Arizona como el hombre adecuado para liderar el país porque “entiende el peligro que enfrenta Estados Unidos”. “(Cheney) sabe que con John McCain tenemos una doble oferta: las políticas económicas de George Bush y las políticas extranjeras de Dick Cheney”, respondió Obama.

McCain, en tanto, dijo que Obama era la elección equivocada para un mundo peligroso donde “millones de vidas” están en juego, con la esperanza de que este mensaje final siembre suficientes dudas para que los votantes hagan vista gorda a su preferencia por Obama en materia económica.

El candidato republicano cerrará su campaña el lunes con un rápido recorrido por varios estados, al igual que Obama, quien estará en Florida, Carolina del Norte y Virginia. Tras ello regresará a Chicago, para ver si su inusual apuesta con el pueblo estadounidense rinde sus frutos.