•   Berlín  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de EE.UU., Barack Obama, coincidieron ayer durante una conversación telefónica tanto en “el juicio” de los últimos acontecimientos de Ucrania como en “las consecuencias que se extraen de ellos”.

Así lo comunicó el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert, en un breve comunicado, en el que dio cuenta de un nuevo contacto entre ambos líderes en las últimas horas a raíz de “la preocupante situación en Ucrania”.

“En la llamada hubo un alto grado de acuerdo en el juicio de los últimos acontecimientos y de las consecuencias que se extraen de ellos”, indicó la nota de forma algo hermética.

Seibert no entró a detallar cuál es el juicio que Merkel y Obama tienen sobre la escalada de la tensión en las últimas horas en la península de Crimea, ni cuáles serán esas “consecuencias” que ambos prevén.

En contacto

Además, la canciller alemana y el presidente estadounidense acordaron mantenerse en contacto y “seguir adelante acordando estrechamente su política” en esta crisis.

Más temprano, el presidente de EE.UU., Barack Obama, sostuvo que su homólogo ruso, Vladímir Putin, “no engaña a nadie” con la intervención en la república autónoma ucraniana de Crimea, algo que, a su juicio, pasará factura y podría llevar a muchos países a “alejarse” de Moscú.

“Creo que todo el mundo reconoce que, aunque Rusia tiene intereses legítimos en lo que ocurre en un Estado vecino (Ucrania), eso no le da derecho a utilizar la fuerza como medio para ejercer su influencia”, dijo tajante Obama durante una visita a una escuela primaria en Washington, en la que presentó el presupuesto nacional para el año fiscal 2015.

“Acto de agresión”

A la vez que Obama hablaba en Washington, su secretario de Estado, John Kerry, condenaba desde Kiev “el acto de agresión” que está cometiendo Rusia en Crimea, y anunciaba un crédito de US$1,000 millones para apoyar a las nuevas autoridades de Ucrania.

“Quiero que quede claro: no queremos confrontación”, afirmó Kerry dirigiéndose a Rusia, país al que pidió defender sus “intereses legítimos relacionados con Ucrania a través del Consejo de Seguridad de la ONU, la OSCE y multitud de otras organizaciones creadas para la solución de estos problemas”.

 

“Golpe de Estado”

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, aseguró este martes que los grupos armados que se han hecho con el control de prácticamente todas las instalaciones militares en Crimea no son soldados enviados por Rusia, sino “autodefensas” de esa república autónoma vestidas con uniformes parecidos a los que llevan las tropas rusas. El jefe del Kremlin también dejó abierta la posibilidad de enviar tropas a las regiones orientales de Ucrania, pobladas por rusohablantes, y 10 días después de la caída del presidente Víktor Yanukóvich aseguró que lo ocurrido en Kiev fue “un golpe de Estado anticonstitucional” y el resultado de una insurrección armada.

 

Reacción de Occidente

Estados Unidos y Reino Unido informaron de la cancelación del viaje de sus delegaciones oficiales a los Juegos Paralímpicos de Invierno en Sochi (Rusia), mientras el presidente Francés, François Hollande apuntó la posibilidad de que Europa recurra a sanciones contra Moscú. Por su parte, Canadá suspendió todas las actividades de cooperación militar con Rusia.