•   Caracas  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Venezuela conmemora hoy el primer aniversario de la muerte de Hugo Chávez, con un desfile militar y una ceremonia en el cuartel donde yacen los restos del carismático líder, mientras en las calles de su capital seguían las protestas que ya dejaron 18 muertos.

Ayer, varios miles de estudiantes y opositores volvieron a marchar por el este de Caracas hasta la barriada popular de Petare, en rechazo a la inseguridad y al deterioro económico que vive el país, como vienen haciendo desde hace un mes en otras partes de la capital y en otras ciudades.

A un año de la muerte del “Comandante Supremo”, víctima de un cáncer a sus 58 años, la figura, el rostro o los ojos pintados del carismático líder acompañan a los venezolanos desde calles, edificios públicos y vallas en cada rincón del país.

Desde hacía semanas, el gobierno venezolano anticipaba la asistencia a Caracas de varios jefes de Estado y de gobierno, con los cuales Chávez a lo largo de los años anudó alianzas basadas en afinidades ideológicas de un discurso antiimperialista, apoyado por una activa “petrodiplomacia”.

Hasta el cierre de esta edición, el presidente Daniel Ortega y el de Bolivia, Evo Morales, habían confirmado su llegada, cada uno desde sus respectivos países. Ortega salió el lunes por la noche hacia Caracas. “Nos ausentamos a Venezuela para acompañar al presidente hermano Nicolás Maduro, a su gobierno y al pueblo venezolano, que a la cabeza del hermano Chávez recuperó sus recursos naturales, el petróleo”, dijo por su lado Morales.

Hacia el final de la tarde de ayer, no había convocada ninguna manifestación opositora para hoy, aunque ya hay otra convocada para el sábado en Caracas, liderada por el líder opositor Henrique Capriles.

Un sitio de peregrinación

El féretro de Chávez está en el Cuartel de la Montaña, una instalación militar desde cuya explanada se domina con una vista panorámica Caracas, y especialmente el cercano Palacio Presidencial de Miraflores.

Ese cuartel, devenido sitio de peregrinación de la iconografía chavista, fue el centro de comando desde el cual el teniente coronel Hugo Chávez, delgado, en traje de combate y con su boina roja de paracaidista, lideró el frustrado golpe de Estado del 4 de febrero de 1992, contra el presidente Carlos Andrés Pérez.

Hoy, una guardia de honor permanece alrededor del féretro, junto a grandes fotografías del líder, infografías que muestran su línea de vida, los hechos sobresalientes de su carrera y grabaciones de Chávez entonando el Himno Nacional.

El Cuartel de la Montaña es un sitio de peregrinación, pero solo de modo semipermanente, ya que con regularidad es cerrado para tareas de mantenimiento y embellecimiento. Y no solo los venezolanos asisten al cuartel, enclavado en el “barrio (favela) 23 de Enero”, uno de los principales búnkeres del chavismo.

Los varios miles de médicos y auxiliares de salud cubanos que cumplen funciones en Venezuela en el marco de los acuerdos bilaterales, constituyen, en grupos de 15 o 20, parte de la asistencia cotidiana.

Un desfile con músculo

Las ceremonias de hoy, comenzarán con un desfile cívico militar en el extenso Paseo de los Próceres, en el sector oeste de Caracas, en el cual se anticipa que el gobierno aprovechará para exhibir su aceitado y moderno equipamiento militar, remozado al costo de varios miles de millones de dólares.

Desde hace días, Caracas, mientras sobrellevaba los inconvenientes de marchas, protestas, bloqueos de calles y gases lacrimógenos, fue testigo del sobrevuelo persistente de los cazas supersónicos Sukhoi-30, una de las joyas de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

La oposición calificó esos sobrevuelos como actos intimidatorios, pero el Gobierno respondió escuetamente que constituían los ejercicios para el desfile de hoy. Venezuela, además de los cazas Sukhoi y unidades navales, ha comprado blindados T-72, helicópteros de transporte militar y de combate, y sistemas misilísticos, entre ellos los Pechora, con rampas de lanzamiento móvil.

Pero además del desfile y de la ceremonia habrá otro “plato fuerte”: el estreno mundial del filme documental “Mi amigo Hugo”, dirigido por el estadounidense Oliver Stone, y que será difundido la noche del miércoles por la cadena televisiva multiestatal Telesur, se informó oficialmente.