•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció hoy la detención de jefes de los grupos que montan "guarimba violenta y fascista", como llama a las barricadas que colocan algunos opositores para protestar impidiendo el tránsito, y aseguró que el país está funcionando con normalidad.

"Hoy temprano nosotros estábamos pendientes y tengo que informar que intentando sabotear puentes, túneles y autopistas en por lo menos cuatro ciudades del país incluyendo la Gran Caracas han sido capturados jefes de esta guarimba violenta y fascista", indicó Maduro en un discurso al inicio de los actos de recuerdo del primer aniversario de la muerte de Hugo Chávez.

El presidente venezolano aseguró en el acto, transmitido en cadena obligatoria de radio y televisión, que los detenidos fueron presentados a la Fiscalía y "se les decomisó armas de guerra, se les decomisó bombas molotov, guayas (cables) asesinas, caucho, pólvora".

"Presos bien presos están y tienen que ser castigados severamente la ley tiene que aplicarse frente a estos saboteadores, fascistas", gritó.

Maduro señaló que "los remanentes de los grupos de la violencia" habían amenazado con trancar el país, pero afirmó que Venezuela "está funcionando libremente con normalidad desde todas las horas de la mañana y así será todo el día de hoy y los días por venir".

Llamó a los grupos del chavismo y a "todo el pueblo" a hacer valer en cada comunidad "la orden del comandante Hugo Chávez: candelita que se prenda candelita que apagamos con el pueblo organizado para garantizarle la paz a nuestro país", indicó.

Las calles de algunas partes de Caracas y otras ciudades del país amanecieron hoy con barricadas que impedían el tránsito, una forma de protesta que se ha repetido desde hace semanas y que tanto el Gobierno como la oposición rechazan.

De acuerdo con datos del Gobierno al menos cuatro de los muertos de estos días se han producido por choque de automovilistas y motoristas contra "guarimbas".

Venezuela se encuentra inmersa en una oleada de protestas contra el Gobierno que se multiplicaron desde que el pasado día 12 cuando una manifestación pacífica acabó en actos de violencia y la muerte de tres jóvenes tiroteados.

Desde entonces el balance es de 19 muertos, más de 250 heridos y centenares de detenidos en hechos relacionados con las protestas.